«Yo comiendo he aprendido un huevo»

La bloguera, en plena conferencia / PEPE MARÍN

La bloquera, chef y crítica gastronómica Clara P.Villalón defiende que la forma de aprender cocina es comiendo, de ahí su filosofía; Comer para cocinar, para escribir, para vivir

ÁNGELA MORÁNGRANADA

Su ponencia, que fue a las 12 de la mañana, empezó con la pregunta: ¿quién quiere comer? Buen comienzo para después explicar que su obsesión por la cocina comenzó cuando hace años le descubrieron una enfermedad que no le permitió comer, de una forma normal, durante un año entero. Inicialmente se dedicaba a las matemáticas pero después de este percance todas sus fuerzas se centraron en conseguir vivir de su pasión, la comida. Contó que ella quería presentarse a Masterchef en Estados Unidos cuando se curase, pero justo comenzó a grabarse este programa en España y el entrar en estas famosas cocinas le cambió la vida. A partir de ese momento descubrió que las matemáticas no eran lo suyo y se dedicó con todas sus ganas a la cocina.

Se reconoció adicta al chocolate y después de visitar cientos de restaurantes ahora se dedica a escribir sobre ellos. De ahí su filosofía: Comer para cocinar, escribir y vivir. Paseó e interactuó mucho con todo el público durante su ponencia.

Ante la pregunta ¿Quién quiere tarta de queso? El escenario del salón de actos de Granada Gourmet se llenó de hambrientos curiosos que luchaban por probar un pedazo de la tarta de queso de Villalón.

Recordó algunas de las recetas que había degustado y se quitó la chaquetilla que llevaba. «Me quito la chaquetilla porque yo ahora me dedico a comer y tengo la suerte de tener un novio que tiene un restaurante», dijo Villalón.

Emplató unas cocas y con una improvisada degustación, incitó a los asistentes a probarlo y descubrir cada uno de los ingredientes que se esconden tras la apariencia del plato. Descubrieron, a duras penas, que había cebolla, carrilleras e incluso, cerveza negra. Es un ejercicio que Villalón recomienda para todos los que quieran dedicarse a la cocina, y en su ponencia hizo para que los estudiantes presentes comenzasen a trabajar con su paladar.

Granada Gourmet