Gianduja de torta de Algarrobo, el postre ganador de la cocina mediterránea

Ganador de la edición repostera del certamen de cocina mediterránea. /Iaemed.
Ganador de la edición repostera del certamen de cocina mediterránea. / Iaemed.

Sebastián Guerrero, de Vélez-Málaga, gana el primer premio del XII concurso de cocina mediterránea

Tatiana Merino
TATIANA MERINOGranada

Este concurso que se celebra cada año y cuya finalidad es resaltar la cocina mediterránea desde un enfoque de tradicción e historia, donde realzar la gastronomía autóctona, está organizado por el Instituto Europeo de Cocina Mediterránea y la inestimable colaboración de Fernando Rueda.

El certamen se ha centrado en la repostería donde Francisco Vilchez, pastelero granadino perteneciente a la asocicación Granada Origen, formaba parte del jurado junto a Natividad Mercado, Javier Martínez, José Luís Camarero, Caty Swiff y Puri Morillo.

El primer premio se lo llevó el plato de gianduja de torta de Algarrobo, tradicional torta de aceite de herencia musulmana, con un crumble de almendra, caviar de vino Zumbral, cremoso de boniato y naranja, y pasas de Sebastián Guerrero. Con una dotación de 1.000 euros, le hacián entrega del cheque en la Escuela de Hostelería de La Cónsula en Málaga, donde se celebró la cata de la final. Institución que celebra este año su 25 aniversario.

Guianduja de torta de Algarrobo con un crumble de almendra, caviar de vino Zumbral, cremoso de boniato y naranja y pasas, primer premio.
Guianduja de torta de Algarrobo con un crumble de almendra, caviar de vino Zumbral, cremoso de boniato y naranja y pasas, primer premio. / Ieamed.

El segundo premio, renmunerado con 500 euros, ha sido para el pionono de almendras con crema infusionada a la naranja, frescor de frutas y velo de caramelo de Eva Montes, también malagueña.

Entre los consursantes, Ignacio Sánchez, un granadino que defendió el buñuelo aéreo de anís de Rute, gachas de remolacha de Atarfe, teja y velo de miel de frigiliana. Una antigua alumna de La Cónsula, Carolina Molina, que presentó una media esfera de queso de cabra con corazón de granadas sobre pan de higos. Y desde la capital hispalense, Domenico Demoro sorprendió con un cannolo desestructurado con cremoso de arroz con leche, torta de aceite a la naranja de Inés Rosales y culis de caqui que llamó Cannóz.

Buñuelo aéreo de anís de Rute, un postre del granadino Nacho Sánchez que no obtuvo galardón.
Buñuelo aéreo de anís de Rute, un postre del granadino Nacho Sánchez que no obtuvo galardón. / Ieamed.

Una jornada intensa con un desfile de recetas tradicionales de arraigo mediterráneo, cuyo nivel técnico y sabor mantuvo presente la huella histórica aúnpresente en el recetario repostero andaluz.