«Unirnos bajo el sello 'Vinos de Granada' sería bueno»

Frente a una mesa y una excelente copa de vino conversa el vicepresidente de los sumilleres./T. M.
Frente a una mesa y una excelente copa de vino conversa el vicepresidente de los sumilleres. / T. M.

Formador, sumiller y actualmente vicepresidente de la Asociación de Sumilleres de la provincia, así es este gran profesional con ADN granadino

T. M.

Comenzó en la escuela de hostelería de Granada a cursar sus estudios mientras compatibilizaba los fines de semana con los extras en eventos y refuerzos que iban ofreciéndole. Siempre tuvo claro que la sala era lo suyo, el trato cercano con el cliente le sigue entusiasmando hoy día, aunque la pasión por el mundo del vino es algo que descubrió después y le cautivó para siempre.

Compartió liderazgo de gestión en negocios propios y ajenos antes de averiguar que los aromas a madera y tanitos sería su camino definitivo. Sus últimos doce años de profesión son los que ha centrado en el mundo del vino y aunque muchos lo siguen conociendo como 'Pepe Damasqueros' por su paso por ese conocido restaurante en el momento de mayor cambio. Época en la que apostaron por una línea muy innovadora en la ciudad. Tras fallecer el patriarca de Damasqueros, decidió abandonar el proyecto y continuar su formación en materia vinícola. Desde entonces es asesor y formador. «Sea cual sea el nivel de formación del hostelero siempre es bueno contar con asesores porque la visión desde fuera del negocio es mucho más objetiva».

Uno de los puntos fuertes de los vinos de Granada es, según afirma Pepe, no poseer una trayectoria excesivamente arraigada de Denominaciones de Origen que permite ser mucho más flexible y mantener la mente más abierta. Con el sumiller asegura que pasa algo parecido «es una profesión joven, que espero entendamos la necesidad de contar con un profesional del vino en cada sala».

Por la diversidad de climas, la orografía de la provincia y las oscilaciones de temperaturas propias de la tierra, sabe de buena tinta que Granada tiene grandes vinos que se extienden desde el Altiplano hasta la Costa Tropical. Sorprendentemente La Alpujarra es una de las zonas con mayor potencial de la península. Se dan las mismas características que brinda el Priorato «con inversión podría elaborarse uno de los grandes vinos del mundo».

Uno de los errores que las modas en ocasiones propician es caer en las tendencias excluyentes, «ni los vinos que estén fuera de la D. O. deben ser 'maltratados', entre otras cosas porque los motivos pueden ser incluso por capacidad de producción o elección de la bodega, ni por ser vinos naturales son mejores vinos». «Unirnos bajo el sello de 'Vinos de Granada' donde hay cabida para todos, beneficia a la promoción, al sector y a la ciudad». Reflexionando sobre los vinos de la tierra, muestra seguridad ante la idea de que cualquier zona puede hacer vinos magníficos. Fiel defensor de la cata a ciegas vuelve a organizar, por tercer año consecutivo, el concurso del Gato Schrodinger el 10 de febrero en María de la O. para los amantes del vino. Además habrá una interesante feria de vinos con más de 200 botellas diferentes, donde los bodegueros representan y acercan el producto a quien se preste a deleitarse con ellos.

Más datos

Lugar de nacimiento: Granada.

Año de nacimiento: 1974.

Un queso: Zamorano de oveja o queso de cabra granadino.

Un aceite: Tellus Magna.

Un cava: Recaredo.

Un champagne: Jean Pierre Lalouelle.

Un vino tinto: San Vicente de Rioja.

Un blanco: Oremus de Vega Sicilia o Sorte o soro de Rafael Palacios.

Un rosado: Santa Digna de Torres.

Un fino: Capataz de Alvear.

Una manzanilla: Edición limitada de la bota de equipo Navazos.

Un dulce: Vino de hielo.

Un oloroso: Crupiere.

Un amontillado: Solera fundación o del Príncipe.

Un palo cortao: Península o Leonor.