Borrar
Los platos de Casa Piolas son recetas donde la tradición y el sabor mandan. R. I.
Casa Piolas: Una cocina para saborear Granada

Casa Piolas: Una cocina para saborear Granada

En Algarinejo se encuentra una de las propuestas gastronómicas más castizas de la provincia

R. I.

Miércoles, 24 de abril 2019, 13:43

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Con una esencia culinaria basada en la tradición, los sabores de la cocina real y los productos de cercanía, Jose Caracuel continúa con una carta que mantiene un equilibrio excepcional entre la evolución de la cocina actual con los métodos y sabores de las recetas de siempre.

En este mes brinda la oportunidad de conocer su menú degustación por 50 euros. Desde que Diego Gallegos, chef reconocido con una estrella Michelin en Málaga, entró de lleno a compartir los fogones de la casa en la que ole vio nacer como cocinero, Casa Piolas, los matices de sus platos han tornado a la cocina fusión que Diego maneja como pocos.

El primero de los platos que proponen es un elogio a uno de los frutos con más ADN andaluz que existe, la aceituna. Con una rama de olivo presentan un recorrido por diferentes versiones y variedades de aceituna. Para continuar las ancas de rana zarandeadas con achiote protagonizan la primera de las sorpresas que algunos comensales disfrutaran. El sabor artesanal del pueblo de Algarinejo sale a relucir con el salchichón en falso tartar con betabel, un plato equilibrado y ciertamente curioso. El ajoverde con pimiento dulce y gallina escabechada es el siguiente en este banquete gastronómico. Un foie de chocolate y naranja continúa adentrando al comensal en la suculenta belleza culinaria de esta casa. Las legumbres y chuletas al estilo Piolas, un plato con historia y arraigo,sigue siendo sello inconfundible de una cocina con raíces que logra capturar al comensal. El esturión con setas y su jugo seguramente sea de los platos más reconocibles del estrellado chef Gallegos, por su estrecha relación e impecable manejo con el esturión. Tras él, un solomillo pibil que no deja a nadie indiferente.

Los postres arrancan con un sublime tacto, 'miel polen y flores' cuya textura y delicadeza se vuelven exquisitas. El chocolate, almendra y fruta de temporada precede a los mignardices para concluir una experiencia que pocos paladares podrán olvidar.

Disfruta como nunca de la gastronomía granadina, reserva mesa para un gastroplan irrepetible.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios