DIMES Y DIRETES DE LOS SABORES

Pobre Ritz, ojo con las carnes y puertas de hoteles

Permitan unas breves líneas sobre Íñigo. Que esta semana pasada nos dejó el maestro y amigo. Arantxa Furundarena, gran periodista de Vocento, lo define muy bien. Tuve el honor de ser su alumno y su amigo. Viajamos por el mundo bastante, y apoyó a Granada siempre que se lo solicité. Subastan los muebles del Hotel Ritz, qué pena más grande, y ojo con las puertas electrónicas de los hoteles, las carnes que toma y los vinos que consume

Estoy espantado. Todos los medios de comunicación se pasaron el fin de semana anunciando la subasta de cosas del Hotel Ritz. Y me fui a ver el catálogo de lo que remataban. Y por eso me quedé despavorido al apreciar que muebles y elementos decorativos que le daban el sabor que debe de tener un hotel con ese nombre y esa categoría, se ponen en venta. ¿No pensaran irse a Ikea a comprar los nuevos? He visto sillones, aparadores, lámparas, y miles de artículos que pueden perfectamente seguir dando el carisma que precisa un hotel como el Ritz. No entiendo que lámparas maravillosas, butacas, mesas de todo tipo. El propio mostrador de recepción donde tantas veces me he apoyado, se subasten. ¿Por qué? El tipo de viajero de este hotel quiere abolengo.

LINAJE RITZ

Reconozco haber usado este palacio y su vecino de enfrente, el Palace. Cumpleaños, fiestas familiares de todo tipo hasta la cena de gala cuando ingresé en la Real Academia de Gastronomía. Y conozco sus cocinas e interioridades por haber organizado bastantes almuerzos de trabajo, de verdad, no cuchipandas. Y es que el marco de este hotel, su jardín, salones y decoración hacen más solemne y aportan seriedad y caché al asunto. Tengo que llamar a una gran profesional del hotel, granadina por cierto, con la que siempre que voy, y podemos, tomamos café y le cuento cosas de nuestra tierra. Ahora la llamaré para preguntar qué línea de decoración van a poner en el nuevo Ritz. Miedo me da. Pues como coja al mismo arquitecto que ha «desgraciado» a varios Paradores con solera, me alojo en un Ibis, que todas las habitaciones son iguales.

GATO POR LIEBRE

Otro fraude se acaba de descubrir. Creo que eran cincuenta toneladas de carne de vacuno congelada con más de tres años, ya caducada. El mercado y la técnica ayudan a cualquier delincuente, que gracias a la tecnología puede elaborar casi lo que quiera. Hasta en 3D. Hoy, gracias a los medios actuales experimentados, se descubre lo que antes se consideraba entre normal y arraigado. O que no se llegaba a descubrir nunca, hasta que te ponías malo o la palmabas. Va a llegar un momento que t endremos que ir a comprar alimentos con una lupa, un gran libro de instrucciones y recomendaciones y por supuesto, a un lugar de calidad y plena confianza. Mire por ejemplo una mera bolsa de patatas fritas. Esas de colorido envase y sabores variados. ¡Sea valiente y ya me dirá!

PUERTAS INSEGURAS

La empresa de seguridad cibernética F-Secure ha demostrado que esto no es exactamente así. Han creado un dispositivo que, según dicen, puede extraer los datos de acceso de las tarjetas-llave de los hoteles y crear una tarjeta maestra que podría abrir cientos y cientos de habitaciones. Este dispositivo aprovecha un fallo en el diseño del sistema de las cerraduras electrónicas, lo que permitiría crear la tarjeta maestra utilizando cualquier tarjeta de hotel, aunque ya no esté en uso. Este fallo se encuentra, concretamente, en las cerraduras de la marca Visión by Ving Card, presente en 42.000 hoteles de 166 países. Por lo pronto recomiendo no entregar esa tarjeta de la puerta al pagar e irse del hotel. Y si se la piden, diga cualquier cosa. Como que la ha dejado en la habitación. Sabe Dios qué datos tendrá esa franja electrónica de nosotros...

SERVILLETAS NEGRAS

Contaba el director de editorial de Vocento Benjamín Lana su aprensión al color negro en manteles y servilletas. Asunto que comparto plenamente. Por ejemplo, la avalancha en todo tipo de bares, cafeterías, pubs, hoteles, restaurantes, de poner servilletas de papel negras. No lo comprendo. No son más baratas, pero parecen que las regalan, pues en la gran mayoría de bares, pubs, tabernas y hasta restaurantes, las ponen. Como dato, indicar que esas servilletas que me refiero 20x20 cuestan el doble que las blancas. Por tanto ese incremento no lo cargan en nuestras consumiciones como gastos generales. Pero lo que está claro es que no sabes por dónde te has limpiado tú, u otra persona. Si están manoseadas, etc. Por lo pronto, tomo la decisión que si voy a un local de hostelería preguntaré si tienen servilletas blancas. Y si no hay pues me voy a otro sitio

CARNE DE CERDO ¿BLANCA?

La carne de cerdo se considera roja porque contiene más mioglobina que el pollo o el pescado. Cuando se cocina, carne fresca de cerdo se vuelve más pálida, pero aun así continúa siendo roja. La carne de cerdo se clasifica como ganado, junto con la carne de ternero, de cordero y de res. Una vez aclarado qué se considera carne roja y carne blanca, se puede decir que la carne de cerdo normalmente es carne roja, como el jamón, la morcilla (y otros embutidos como los fiambres), el beicon, las chuletas, etc., pero, por su diferente composición nutricional, el lomo de cerdo y los pies o manitas de cerdo, puede ser considerada blanca. Por eso hay que tener mucho cuidado con los anuncios tergiversados de la televisión.

CONSUMO ADECUADO

No todas las carnes son igual de beneficiosas para la salud ni deben comerse con la misma frecuencia. Así lo dice un serio artículo de C. Garrido. Y yo, experto universitario en Nutrición, lo ratifico, como me enseñaron mis profesores, como Grande Covián o Gregorio Varela. La carne es un alimento importante en nuestra dieta por sus propiedades: un alto contenido en proteínas de buena calidad y el aporte de vitaminas y minerales. Pero no todas son igual de beneficiosas para la salud ni deben comerse con la misma frecuencia. Mientras que las carnes blancas son menos grasas y pueden consumirse unas 3 ó 4 veces a la semana, « las rojas, por su alto contenido en grasas saturadas, no deberían tomarse más de dos veces al mes«.

¿BLANCAS O ROJAS?

Estos datos los aportó para ABC la nutricionista María José Ibáñez, presidenta del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas del País Vasco y miembro de AEDN. Las consideradas carnes blancas son el pollo, el pavo y el conejo. Entre las rojas, que tienen más hierro, se encuentran la vaca, el buey y el toro. Pero también, aunque sean menos consumidas, entran en este grupo las vísceras, la carne de caza y la de caballo y embutidos como e l chorizo y el salchichón. En el caso del cordero y el cerdo, su clasificación «depende de la edad del animal», explica Ibáñez. Las piezas de animales jóvenes, más claras, se consideran blancas, y las de adultos, de tono más oscuro, rojas. Otro día, le tocará a los pescados.

ESCUELA DEL VINO (XII)

Beber el mismo vino siempre. Este es uno de los errores que parece se va erradicando, Quizás por la avalancha de marcas que cada día aparecen, y ofrecerlo por copas, menos mal, pues antes o te bebías la botella, o a la cerveza. Da pie a probar variadas marcas. Pero, siempre hay un pero. Gran mayoría de locales, hasta de cierto prestigio, como no entienden lo suficiente de vinos, lo compran por el precio. O sea, el más barato. Y beber por copas cada día tiene peor calidad. Restaurantes de cocina agradables, cuyo vino por copas, y hasta su carta, son execrables Y hay las que cuestan de coste a 0,80 la botella y te soplan de 2,50 a 3 euros la copita. ¿Piensa que solamente le interesa el vino tinto? ¿Piensa que solamente te interesa un varietal específico? ¿Piensa que solamente le interesa una región específica? Tonterías. Existen más de seis millones de vinos, que provienen de miles de regiones y variedades de uvas diferentes. Lo que hace que el vino sea un producto entretenido son estas posibilidades infinitas. Puedes encontrar siempre algo nuevo e interesante para beber, explorar y disfrutar. No se quedes atrapado en la idea de que solamente te van a gustar unas pocas uvas y regiones. Bueno, y que haya alivio.