Herencia tabernera y una ensaladilla «maravillosa»

Mario y Alfredo, en la barra de Catavinos./RAMÓN L. PÉREZ
Mario y Alfredo, en la barra de Catavinos. / RAMÓN L. PÉREZ

Su barra, la selección de vinos, las setas como una de las especialidades o sus exquisitas ortiguillas son algunos de los ingredientes de Catavinos

T. M.

Las raíces de esta taberna céntrica como pocas, se encuentran en el antiguo Bar David. Tras años dedicado a esta barra con solera, llegó la hora de jubilarse y el dueño traspasó su joya más preciada, esa que tantas noches lo mantuvo en vela pero que le brindó días inolvidables, amigos que le acompañarán siempre y grandes anécdotas para el recuerdo. Con su inigualable carácter, tan responsable como siempre y con su particular ternura hacia este negocio, no pretendía despedirse de su querido bar posándolo en las manos de cualquiera.

Era condición 'sine qua non' que los nuevos propietarios fuesen merecedores de continuar con el fruto de una vida entera. Fueron Alfredo y Mario, ambos con una extensa trayectoria en el mundo hostelero, los que encandilaron a David y se alzaron con el merecido premio, el Bar de David hoy convertido en Taberna Catavinos. Tan bien llegaron a entenderse que cuando los osados y recientes propietarios preguntaron por la receta más emblemática de David, éste no dudó en compartirla con ellos.

Así que si eran amantes de la emblemática ensaladilla de David, podrán seguir disfrutando de ella, ahora bajo la tutela de Mario, quien interpreta de nuevo la originaria receta. Tanta es la fama de este plato que hasta el conocido periodista Carlos Herrera en una de sus últimas visitas recalcó el sabor de esta «maravilla de receta de ensaladilla de gambas».

Con ese sentir de taberna tradicional y reducidas medidas, la barra metálica como eje central no podía faltar. Acorde con las dimensiones del salón se encuentra la entrañable cocina. De ella sale la especialidad de la casa: las setas. Durante prácticamente todo el año ofrecen setas de las más diversas tipologías, bien a la plancha, en revueltos, surtidos, estofados o acompañadas de manjares como el foie. Delicatessen para los paladares más exquisitos. Otro de sus puntos fuertes en carta son las ortiguillas, al igual que las tortillitas de camarones con salicornias o pescados como las sardinas ahumadas, los chopitos o los boquerones. Su esencia la basan en el producto, la calidad de la materia prima. Tomates hay miles, pero conseguir que un plato de tomates aliñados con ventresca se torne una elección premium sólo es posible cuando la calidad de cada elemento que compone el plato es realmente especial.

No sólo la cocina es importante, los vinos juegan un papel fundamental en la taberna, con una selección cuidada donde es posible encontrar más de veinte referencias por copeo, la oferta se vuelve tentadora además de variada. Vinos de Jumilla, Somontano, el Bierzo o Granada son algunas de las Denominaciones de Origen que podemos encontrar en Catavinos.

Como buenos catadores, el aceite de oliva virgen extra también es protagonista en los maridajes y acompañamientos de muchos de sus platos. Aceites de Granada, Málaga o Jaén, como el premiado Castillo de Canena, otorgan un punto extraordinario a las suculentas navajas José Peña, a la mousse de pato con membrillo o el hígado de bacalao. Algunas carnes de caza completan la carta 'gourmet' de esta 'exquisita' taberna. El jabalí con setas o la codorniz rellena con foie dan buena muestra de ello. Una taberna en el corazón de la ciudad para incluir en la ruta gastronómica de todo amante de la gastronomía.

Más datos

Dirección: Calle San Miguel Alta, 35.

Teléfono: 664 234 485.

Aforo: 20 pax.

Precio medio: 20 euros.

Wifi: No.

Terraza: No.

Tapas: Sí.

Día de cierre: Domingos noche y lunes.

Especialidad: Setas con foie.

Cerveza de grifo: Estrella Damm.

Jefe de cocina: Mario Hernández.

Jefe de sala: Alfredo Fernández.

Aparcamiento: Próximo a parking La Paz.