Restaurante Almería

La Plaza cumple dos años mimando el paladar

Estefanía, David, Pedro, Ricardo, Ramona, Jorge y Luís, el equipo de La Plaza. /I. A.
Estefanía, David, Pedro, Ricardo, Ramona, Jorge y Luís, el equipo de La Plaza. / I. A.

Este establecimiento culinario ubicado en Almerimar pone en valor el producto de la tierra con un toque moderno e innovador

INMACULADA ACIÉN

El restaurante La Plaza, ubicado en el núcleo ejidense de Almerimar, celebró el pasado martes su segundo aniversario, acompañado para la ocasión por algunos de sus más fieles clientes. Esos que han llevado a Jorge Visa, gerente del negocio junto a su esposa Ramona Zaharia, a convertirse en uno de los establecimientos de referencia de la costa ejidense.

Una noche especial, donde los comensales pudieron disfrutar de una manera amena y distendida de algunas de las propuestas culinarias más exquisitas y sugerentes de La Plaza, en un marco incomparable, con el puerto de fondo, en una noche tibia de otoño en la que ni el aire se atrevió a hacer acto de presencia.

Así, una copa de cerveza o una copa de vino de la tierra, en su punto de temperatura, fueron recibiendo a los clientes, que fueron mezclándolo con un aperitivo amplio y variado.

El queso y el jamón, recién cortado con la maestría de una mano experta, fueron los primeros platos que comenzaron a dar color a las mesas, y poco a poco los aromas de la cocina fueron invadiendo la terraza exterior de este establecimiento con recetas como bombones de Foia con cebolla caramelizada, bombas de queso de cabra bañados en almendras y mango. Una propuesta culinaria la de La Plaza donde se busca potenciar el sabor y sacar el máximo partido de la gran calidad con que cuentan los productos de la tierra.

Jorge y Ramona, con Mar Segura, una de las invitadas especiales a la velada
Jorge y Ramona, con Mar Segura, una de las invitadas especiales a la velada / I. A.

La velada continuó con aperitivos como champiñones con gula, verduras en tempura o brochetas riojanas, además de un delicioso bocado de carpaccio de bacalao, cebolla caramelizada y mandarina, o volaban de cóctel de marisco, así como crujientes de pollo y pan bao con cerdo agridulce.

Después de esta explosión de sabores, los comensales finalizaron con un toque dulce, el que aportó una tarta de cuatro chocolates, que dio paso a una segunda parte de la velada, donde la coctelería y una degustación de gin tonics puso el broche a una noche de celebración.

La Plaza nació hace dos años como un sueño hecho realidad por parte de Jorge Visa y Ramona Zaharia. Un negocio familiar de dos profesionales del ámbito de la hostelería que cuentan con gran experiencia y formación y que apostaron por convertirse no solo en empresarios, sino en magos de los sabores.

«Para celebrar nuestro segundo aniversario hemos querido hacer algo especial y unir la mejor gastronomía con la cultura, a través de una exposición de cuadros del prestigioso pintor Pedro Altadil» y al que un dúo de Jazz puso la banda sonora.

«Estos dos años han sido positivos y se lo tenemos que agradecer a nuestros clientes, porque hemos crecido junto a ellos», explica Jorge Visa, quien añade que entre las señas de identidad de La Plaza se encuentra el hecho de «trabajar la tradicional tapa almeriense y los productos de Almería como los calamares, gamba o la verdura de la tierra, escogiendo los productos de mayor calidad y poniendo en valor el producto de temporada, ya que vamos variando la carta para dar entrada a esos platos de temporada con los que siempre ofrecer algo diferente». Verduras, carnes, pescados o mariscos con los que estos magos el paladar juegan y crean sus propuestas.

«Nuestro proyecto de futuro es hacer un espacio gastronómico donde queremos desarrollar más la coctelería y que llegue el momento en que cualquier cliente que entre pueda disfrutar de un coctel preparado por el barman, tome un aperitivo, luego pueda comer y continuar con las copas», explica Jorge quien añade que es un proyecto que abordarán el próximo año.

Otra de las grandes apuestas de este establecimiento almeriense es su apuesta por el valor humano, lo que le ha permitido contar con un equipo profesional que durante el año forman siete personas y que en verano se incrementa hasta la decena, que transmite su pasión y cariño por la restauración a los clientes. «Al final el ambiente que se respira en un establecimiento culinario influye en que la experiencia culinaria sea mejor», señala Jorge Visa.

La Plaza cuenta con un aforo para 90 personas entre terraza e interior y abre sus puertas cada día de la semana, excepto los miércoles, de 12.30 horas a dos de la mañana y un gran momento para descubrir las bondades de este establecimiento puede ser esta Navidad, con una propuesta especial para familias y empresas.

 

Fotos

Vídeos