Sardinas espetadas, sobre las brasas; abajo arroz negro / . J.L.

RESTAURANTE TITO YAYO

El verano al fresquito, en el Tito Yayo de la playa de Cabria

Jugosos espetos de sardinas, pescado fresco y suculentos arroces de autor a la orilla del Mediterráneo, en una de las playas más recónditas de la Costa Tropical

JESÚS LENS

Cabria es una playa tan recoleta como coqueta, situada entre Salobreña y Almuñécar, con fácil y señalizado acceso desde la carretera N-340. Y al borde del mar abre sus puertas y sus enormes cristaleras Tito Yayo, uno de los restaurantes más reconocidos de la Costa Tropical granadina.

Fundado en 1969, Eladio se quedó con Tito Yayo en el año 2001, tras varios años de experiencia en el sector de la hostelería. «Desde los 17 años, trabajando en bares, pubs y restaurantes», cuenta el merecidamente orgulloso dueño de un establecimiento en el que uno se encuentra mejor que en casa, durante los tórridos meses de verano.

Meses en los que, como está mandado, Tito Yayo tiene a un maestro espetero que asa las sardinas más frescas sobre las brasas, ensartadas en las tradicionales cañaveras. Es la forma original de comer el pescado, la más antigua, la primigenia. Un rito que nos conecta con una tradición atávica y milenaria que el hombre lleva repitiendo desde el origen de los tiempos.

El equipo

Pocos bocados más sabrosos que una sardina espetada: sin aditamento alguno, del mar a las brasas y… ¡directamente a la boca! Ya saben ustedes que ese glorioso manjar se puede disfrutar durante los meses sin «r», por lo que hay que darse prisa, que apenas nos quedan cinco semanas hasta llegar a septiembre. Eso sí: «Si van a bajar a Tito Yayo, acuérdense de reservar, que en verano estamos hasta la bola», aconseja Eladio. De hecho, es tal la demanda de sardinas que no dan abasto para espetar otros pescados.

Otra de las especialidades de Tito Yayo son los arroces, muchos de ellos de autor y preparados de acuerdo a su propia receta. Por ejemplo, la paella de pulpo, el arroz con bacalao o la paella de gamba roja. Los hay más tradicionales, como el clásico arroz con bogavante, al que le dan un toque personal y original. Y el arroz negro, que se cocina con una tinta especial, de choco y no de pulpo, que viene de una fábrica vasca que trabaja con productos gourmet.

A Eladio le gusta cocinar con productos y aditamentos originarios de Granada. Como el pimentón de la Vega, por ejemplo. Y si algunos ingredientes no se encuentran en esta geografía, busca que sean selectos y de las mejores denominaciones de origen.

Por ejemplo, los vinos. En la carta del restaurante hay un lugar destacado para referencias de Granada, como Calvente o Vertijana, que ha hecho una tirada especial de botellas etiquetadas para Tito Yayo de su vino ecológico. O unas cervezas artesanales de la Alpujarra, igualmente con edición limitada para el local y una simpática etiqueta que reivindica a Cabria Beach.

¿Chiringuito o restaurante? «Me da igual. Si por chiringuito entendemos un restaurante a pie de playa, somos chiringuito. Si se trata de un establecimiento temporal, con concesión pública, entonces no. Somos restaurante«, dice él.

Efectivamente, no importa tanto la denominación como la calidad de las viandas. Y ahí, Tito Yayo va sobrado. Por ejemplo, gracias a otras suculentas especialidades, como el pulpo a la parrilla o al pil pil y, con una receta propia, pulpo con langostinos al ajillo. Para los amantes de los cefalópodos, todo un desafío la mar de apetecible.

Y más sorpresas: el bacalao, uno de los pescados favoritos de Eladio. Se pueden pedir los tradicionales, al ajoarriero y al pil pil, pero en Tito Yayo nos animan a probar una de sus recetas especiales, con sones cubanos: el suculento bacalao al ron.

Como entrantes, fresquísimas ensaladas que mezclan el mar con la huerta, igualmente feraz en la Costa Tropical: ensalada de langostinos con rulo de cabra a la vinagreta o la misma ensalada, pero con pulpo. Y mucho aguacate, faltaría más.

Ni que decir tiene que la carta de Tito Yayo también alberga frituras y pescado a la parrilla o en salsa, como el pez espada o la rosada a la crema de langostinos. Y una amplia variedad de carnes, con la ternera gallega como protagonista, el rabo de toro o las chuletillas de cordero, amén de la pluma ibérica y otras delicias del cerdo.

Diferentes recetas de pasta y un menú infantil que incluye rosada, además de los socorridos nuggets de pollo, nos conducen a u na carta de postres tan ricos como variados, con la tarta de chocolate como protagonista.

Surtido de postres

Disfruten del mes de agosto. Y si bajan a la Costa Tropical, dense una vuelta por Cabria y por Tito Yayo. Mar, sol, playa y una excelente gastronomía. ¿Qué más se puede pedir?