«En salario hemos involucionado, pero la cocina se ha vuelto cercana y humana»