Borrar
El Alma de Graná: The Inner Light

El Alma de Graná: The Inner Light

El término 'profesional' tiene dos acepciones. Se dice de cosas que se hacen por dinero, pero también transmite cierta idea de destreza, orgullo, dedicación, perfeccionismo

ALFONSO MAYA

Viernes, 29 de marzo 2019, 00:27

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ambos significados son aplicables al teatro de barra, que comienza con una especie de magia. Lo que se presenta de manera simbólica deberá cumplirse en la realidad, según la ley de la magia simpática. Entre la realidad y su representación hay un vínculo de afinidad. El paso de la magia a la religión es corto. Pero, históricamente, entre los comienzos rituales y la adopción de la mímesis, o instinto de actuación innato en el ser humano, por la iglesia cristiana al servicio de las ceremonias o la enseñanza moral, se interpuso una larga tradición de teatro profano.

La tragedia griega tenía, según enseñó Aristóteles, una función moral, además de una función psicológica. La caída de un gran hombre demostraba que los dioses desconfiaban de la grandeza: la lacra de la 'hybris', o desprecio del orden moral divino nacido de la seguridad en uno mismo era una característica concomitante de los grandes hombres y tenía que ser castigada. Pero el espectáculo del castigo y el sufrimiento impuesto al héroe trágico suscitaba compasión y terror en el espectador. Esa poderosa impresión se purgaba en el proceso conocido como catarsis (kátharsis). Para las personas civilizadas se trataba de una experiencia saludable, un medio de depurar el sistema de elementos que, en una sociedad primitiva, se suscitaban y sometían a catarsis mediante una acción. La función de los comediantes griegos (comedia viene de 'kómos', una jarana rural en honor del dios Dionisos, dios del vino y la vegetación que sufre, muere y regresa de nuevo a la vida) era social de una manera similar. Los fallos del hombre civilizado se ponían más al descubierto que en la vida real por medio de la exageración y la fantasía. El ser humano es absurdo, y lo absurdo está para ser objeto de irrisión.

  • Ingredientes -5cl de Gin Alma de Graná

  • -3cl de zumo de limón de Huétor recién exprimido

  • -2cl de Jarabe de Flor de Jazmín

  • -1 cl de Dry CuraÇao Pierre Ferrand

  • -2 golpes de Bitters de Cardamomo

  • -Clara de huevo ecológico (emulsión proteica muy

  • agradable en boca por esa jugosa espumilla)

  • -Opcional y para usuarios 'advanced' Coronar con

  • espuma de granada natural y calvados, para lo que

  • necesitaremos un sifón.

  • -Decoración Twist de limón y granitos de granada.

  • Técnica 'Dry shake y shake'. Agitado en coctelera primero sin hielo y después con hielo.

La risa es otro tipo de catarsis: proporciona una liberación temporal de la responsabilidad y de la mácula de vivir en una sociedad civilizada. La comedia y la tragedia no son polos opuestos: son las dos caras de una misma moneda. La insana tradición de llevar la realidad al escenario, por oposición al mero realismo escénico, perduró hasta bien entrados los primeros tiempos de la Era Cristiana y la Iglesia la hizo objeto de su condena. Si eso era el teatro, la iglesia no deseaba tener nada que ver con él. Pero, quisiera o no, el teatro estaba ya en la iglesia.

Incapacidad de amar

Es la incapacidad de amar la que roba al hombre sus posibilidades. Este mundo solamente es vacío para aquel que no sabe dirigir su libido a las cosas y personas para hacérselas vivas y bellas (y por ello nos enseñaba en las aulas de la antigua Facultad de Medicina de Granada el gran neurólogo Don Rafael Maldonado que «¡hay que hablar, hay que hablar como se suda: naturalmente!»). Pero de los dolores del alma surge toda creación espiritual y cualquier progreso del hombre espiritual; y el motivo del padecimiento es la paralización espiritual, la esterilidad del alma. Con este conocimiento, el bartender se interna en un territorio al cual solamente se acerca con grandes vacilaciones.

Es aquí cuando se le aparece la necesidad de transmitir la ficción que cura, el significado espiritual, pues precisamente eso es lo que a veces se demanda, más allá de todo lo que puedan darle la razón y la ciencia. ¿Dónde están esos grandes sabios de la vida y del mundo que no solamente hablan del sentido sino que también lo poseen? Grandes gurúes del bartending internacional se acercan a técnicas de filosofía perenne orientales para ofrecerlas como herramientas muy válidas para usar en nuestro teatro de Bar (ver Gaz Regan y Stanislav kaiholomalie Vadrna). Acaso, ¿no muchos pensaron que el gran bartender italiano contemporáneo Luca Cinalli no empleaba técnicas del Bushido de los antiguos samurais? O incluso a mi propia persona, ¿no llegaron voces de mi simpatía más que probable con el budismo-zen incluso con el hinduismo?

Mi experiencia como Bartender y mis años en la Facultad de Medicina, al igual que en mi propia vida, me han puesto incesantemente ante la pregunta sobre el amor (y sus imprevisibles paradojas), y nunca fui capaz de dar una respuesta válida: únicamente en lo opuesto se enciende la vida.

Vamos a traerles este viernes del buen Gourmet para todos los foodies de la buena vida un gin destilado en Padul con agua de Sierra Nevada y en alambiques de cobre. Su alma con toque cítrico lo obtiene gracias a la infusión con un zumo fresco y natural de granadas, 100% exprimidas sin azúcares añadidos. Tampoco hay aditivos, ni aromas añadidos durante el proceso artesanal para convertir el producto final en un Gin Premium con cuerpo propio. Todas las granadas salen de la fruta fresca de Andalucía, revisado a mano individualmente y cumplen el certificado Globalgap, requisito para poder ofrecer a las grandes superficies tanto a nivel nacional, como internacional. El belga Kristof Blomme afincado en Huétor y con negocios de exportación en la Costa Tropical es el responsable de un gin que nos ha sorprendido en nuestra coctelería sobre todo en boca y por su juego en cócteles como el Pink Lady y otras combinaciones donde el espíritu de la granada es la quintaesencia de este nuevo gin que lleva tan solo un mes en el saturado mercado de las ginebras, donde sólo las mejores y las más puras y honestas tanto en sus materias primas como en procesos de elaboración subsistirán en el tiempo.

Larga vida a 'Alma de Graná', un espirituoso que hace contrapeso al boom de todas esas ginebras 'asiropadas' que tanto éxito están teniendo en los paladares actuales y con la que les invitamos a pasar las vísperas de una Semana Santa que ya asoma a la vuelta de la esquina.

«Si hay un Dios debes verlo y si hay un alma debes percibirla», dijo Swami Vivekananda. Dedicado a todo mi equipo multidisciplinar y maestros que se han cruzado en mi vida, porque cada persona tiene que encontrar su propio camino para la realización interior: Om anantaya namah.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios