La Ruta de la Seda

La alta gastronomía también se bebe

La barmaid Merche Lara preparó cuatro cócteles con sabor a Granada durante el taller de combinados del Congreso Granada Gourmet

ALBERTO FLORES

Durante esta nueva edición del Congreso Granada Gourmet uno de los talleres que más llamó la atención fue el de cócteles. Un evento protagonizado por Merche Lara, barmaid de la Ruta de la Seda, en el que preparó cuatro combinados con un marcado toque granadino con los que demostró que la alta cocina también se bebe. Todas las bebidas con ingredientes de Sabor Granada y en las que no fallar con las medidas resulta clave para obtener la combinación perfecta.

Un remojón granadino en formato líquido, un cóctel tiki cargado de matices, un combinado sin alcohol y, para cerrar, una joya de la Costa Tropical de Granada como la pitaya. Cuatro cócteles llenos de colores, texturas y matices con los que la barmaid de la Ruta de la Seda puso en valor la importancia de la gastronomía líquida.

La versión líquida del remojón granadino

La primera de las recetas que preparó Merche fue su versión en cóctel del remojón granadino. Para ello utilizó 50 ml de vino blanco, 60 ml de zumo de naranja natural, media cucharada de pasta de aceituna negra, dos cucharaditas de mermelada de cebolla caramelizada y como destilado Ginevia, una ginebra granadina que es la única del mundo destilada con estevia. A estos ingredientes agregó hielo picado y los mezcló en la coctelera. Para la presentación, además de la propia bebida y el hielo, agregó una corteza de bacalao quemada para añadir toques tostados y finalizar así su versión líquida del remojón granadino.

Cóctel Tiki con maracuyá y ron granadino

El segundo de los cócteles que ofreció tuvo al motrileño Ron Montero como protagonista. Un combinado cargado de color y con sabores tropicales que conformó con 50 ml de ron, 20 ml de falernum, que es un licor especiado, horchata casera con leche de almendra y triple seco. A todo ello agregó 25 ml de zumo de lima para aportar un toque cítrico, 20 ml de cordial de maracuyá y 40 ml de zumo de mandarina. Todo bien agitado en la coctelera con hielo y servido en una copa de brandy. Para presentarlo, añadió media fruta de la pasión y metió el vaso en una pequeña jaula.

Un divertido cóctel sin alcohol

A continuación Merche preparó un combinado sin alcohol. Para ello utilizó 20 ml de licor de rosas, 60 ml de zumo de manzana, 20 ml de sirope de agave y hielo. Con la mezcla fría y bien agitada, agregó kombucha, una bebida granadina fabricada en Atarfe que se caracteriza por ser un refresco con gas muy saludable que prácticamente no tiene calorías ni azúcar. Completó el cóctel con una rosa natural como elemento decorativo y una cúpula haciendo un guiño a la película 'La bella y la bestia'.

Una joya de la Costa Tropical

El último de los combinados tuvo como protagonista a la pitaya, una fruta cultivada en la Costa Tropical de Granada que, además de aportar color y sabor, también puede ser utilizada como vaso. Para ello, sacó la carne de la fruta haciendo pequeñas bolitas. Mezcló 60 ml de ginebra, 30 cl de licor de lichi y jugo de limón, y la propia pulpa de la pitaya. Todo ello, junto a hielo picado, lo pasó por la batidora para después verterlo en la propia pitaya vacía. Un cóctel helado y refrescante perfecto para el verano.