Destinos con sabor

¿Y de beber …...?

PABLO AMATE

N o se han enterado? La verdad es que no han querido enterarse ciertos medios de comunicación. Recuerden la frase: «que una buena noticia no te quite un titular». Lo malo vende más. Y el caso que nos ocupa ha sido tergiversado por esos medios, con alevosía y premeditación. Sanidad no prohíbe. Recomienda. Y en los cientos de bares y restaurantes que tienen menú del día, suelen ofrecer una bebida, a elegir.

Vino, cerveza o agua

Esta es la trilogía que incluyen esos menús diarios. Pero la gran culpa la tienen, por este orden, el comensal y el mesonero. El comensal porque ignora o no querer saber que el tomar a diario bebidas con alcohol daña muchos órganos. Uno de cada cuatro enfermos con patologías cardíacas es debido a la ingesta continua, a veces desmesurada, de bebidas alcohólicas. La otra gran culpa la tienen estos negocios por no disponer de vinos y bebidas sin alcohol. Ahora se ve más cerveza 0,0.

Les gusta confundir

Hay muchos programas, sobre todo tres cadenas, que mienten y engañan el espectador. De una recomendación lógica y necesaria inventan el hundimiento de la industria vinícola y destilados. Aquí un dato de Sanidad: el alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida en España y con menor percepción de riesgo. De hecho, se estima que se produce más de 15.000 muertes al año y la edad de inicio de consumo en España es de 14 años.

Nuestros grandes vinos

Occidente y gran parte de América, Australia y otros países son notables productores de grandes vinos. Y nuestra cultura está basada en millones de hechos, momentos y elogios al vino, teniendo hasta su divinidad griega, Dionisios; o romana: Baco. Eso existe y no podemos –como otros– olvidar o querer cambiar el pasado; nuestra historia. Los grandes adelantos en Medicina han descubierto muchas cosas nuevas. La expresión «ha muerto de muerte natural» es completamente falsa.

Beber o no beber

Ese es el dilema. Debemos y podemos seguir deleitándonos de nuestro patrimonio vinícola, destilados, etc. Pero disfrutarlos en su justa medida. No consumirlos a diario, en cantidad, y cada tarde unas copas. ¿Imagina tomarse veinticinco aspirinas diarias? Son buenas, pero en su justa medida. Con el vino, cerveza y destilados, lo mismo. Y que los restaurantes tengan vinos sin alcohol. No los dulzones. Hay vinos desalcoholizados bastante buenos. Y los hoteleros tienen obligación de incluirlos en sus cartas. Si no, se van a quedar sin clientes.

Y las mujeres, la mitad

Amigas y amigos feministas, arremetan contra la Ciencia, pues las féminas aguantan la mitad de alcohol que los hombres. Como lo leen. Por tanto, el daño en su organismo será más pronto y más rápido. Pueden comprobar mi afirmación en el Ministerio de Sanidad. Que no cunda el pánico: si bebe, hágalo en dosis coherentes. El trabajerón que espera a los sanitarios con tanto botellón. Ahí lo dejo. Cuídense.