Pad Thai especial de la casa de Laura Roldán. / IDEAL

Actualidad

Bocados sanos contra los excesos navideños

Después de la Navidad son muchos los que deciden ponerse a dieta para intentar perder los kilos ganados después de las cenas de Nochebuena y Nochevieja

ALBERTO FLORES

Habitualmente comer platos contundentes y ricos implica, sin remedio, coger algunos kilos de más. Una situación que suele darse con gran frecuencia justo en esta época del año, tras las fiestas de Navidad. Cenas copiosas en Nochebuena y Nochevieja, licores, alguna copa de vino o cerveza de más, turrones, mantecados, polvorones… En definitiva, demasiados días seguidos comiendo más de lo habitual.

Una situación que habitualmente cambia de forma drástica tras la llegada de los Tres Reyes Magos, seña inequívoca para muchos de que, justo al terminar con el roscón de Reyes, llega el momento de ponerse a dieta para perder el peso ganado durante las fiestas navideñas. Algo que suele ser bastante duro porque normalmente implica pasar de platos deliciosos con los que perder el sentido a elaboraciones hervidas y comida a la plancha.

Sin embargo, intentar purgarse de los excesos de la Navidad no tiene por qué convertirse en una pesadilla. También es posible recurrir a platos saludables que, aunque a muchos les parezca una misión imposible, sean realmente sabrosos. Tanto que rebajar esos kilos de más se convierta en un trabajo mucho más sencillo. «Es posible comer sano y rico a la vez, la cocina vegetariana es un gran ejemplo de ello», explica Esther Vidal, gerente de Botánico Café, un restaurante ubicado en la calle Málaga de Granada que abrió sus puertas por primera vez en el año 2000 y que desde entonces se ha establecido como uno de los lugares en los que comer de forma más saludable de Granada.

«Nos caracterizamos por hacer una cocina internacional con un potente menú del día en el que ofrecemos 9 platos que cambian a diario de cocina de mercado y estacional». Siempre procuran que en su carta haya un equilibrio con opciones tanto para quienes busquen comer más sano como para los que no con opciones como deliciosas tartas de postre hasta fruta asada para quienes prefieran mantener la línea sin renunciar al sabor. «En esta época del año se nota que la gente se cuida un poco más, aunque para mi lo ideal es llevar una alimentación equilibrada durante todo el año, que es lo que buscamos con nuestro menú, en vez de darte un atracón y luego estar tres días sin comer». Y para conseguirlo a veces es tan sencillo como usar especias y hierbas aromáticas para dar un punto especial a los típicos platos de dieta. «Puedes cocinar una sopa de espinacas pero hacerla diferente añadiéndole un huevo escalfado y algo de queso parmesano, lo que hará que esté mucho más rica», asegura.

Otro lugar en el que ofrecen comida saludable es el Restaurante Hicuri, un establecimiento especializado en comida vegetariana que muestra cada día como es posible llevar una dieta más saludable y disfrutar de la comida a la vez. «No hay grandes diferencias pero sí que se nota que justo antes y justo después de la Navidad los clientes no piden tantos platos fuertes, aunque hay de todo», cuenta Laura Roldán, jefa de cocina de Hicuri, que define al restaurante en el que trabaja como un lugar de «cocina saludable, mucho producto ecológico y dieta mediterránea».

«Siempre he pensado que es posible comer sano sin tener que renunciar al sabor. Puedes utilizar muchas especias para conseguirlo como la cúrcuma y el jengibre, que son muy detox». De hecho, explica como uno de sus platos más destacados es el seitán tikka masala, que básicamente se compone de muchas verduras de temporada bien condimentadas. «No todo tiene que ser algo a la plancha o cocido, se puede ir un paso más lejos». En cuanto a recomendaciones para conseguir ese extra de sabor en platos saludables, Laura aconseja utilizar la cúrcuma para sopas, guisos y cremas de verdura porque «va genial», además del jengibre, que también considera que es una muy buena opción.

«Para llevar una dieta saludable y equilibrada tampoco hacer falta ser muy estricto. Se pueden seguir comiendo grasas aunque sí que recomendaría reducir o quitar el azúcar y consumir menos pasta y arroz». Y otra de las claves que puede ayudar a purgar los excesos de los menús navideños pasa por cambiar los horarios a los que se come, concretamente los de la cena. «Es importante cenar pronto, sobre las 20.00 horas, ya que esto ayuda a depurar y regular el cuerpo y así te vas a dormir con la digestión completamente hecha». Y en caso de tener alguna comida pesada durante los próximos días es «mucho mejor» hacerla a medio día que dejarla para la cena.

«Hay muchas recetas saludables y equilibradas como la sopa minestrone, que yo la preparo con alubias, muchas verduras y tomate, o un salteado de ajo y espinacas con arroz integral», porque a veces es tan sencillo como probar productos y recetas nuevas con los que sorprender al paladar de forma sana.

Ideas para comer sano y delicioso en casa

Comer platos saludables y deliciosos resulta sencillo si se acude al restaurante adecuado. Sin embargo, sin muchos conocimientos de cocina esta misión se vuelve más complicada si estamos en casa. De hecho, es en esos momentos en los que comer de forma saludable se vuelve más complicado al acabar siempre recurriendo a las verduras cocidas o la carne y el pescado a la plancha. Aunque lo cierto es que conseguir llevar una buena alimentación sin que eso implique renunciar al sabor es bastante más sencillo de lo que podría parecer.

«Se pueden hacer muchas cosas como mezclar el dulce y el salado en las ensaladas agregando manzana o granada. Además de utilizar con más frecuencia en los platos hierbas frescas como el cilantro, la albahaca o el eneldo», explica Esther Vidal, que explica como un pequeño toque de cebollino en una sopa de fideos puede potenciar mucho su sabor. «Evidentemente hay que saber utilizar estos productos, pero con un poco de atrevimiento se pueden conseguir platos realmente sabrosos». En este sentido reconoce que al principio lo mejor es alejarse de las especias típicas y probar cosas nuevas: «Hay que salir de lo típico y probar poco a poco nuevos sabores, casi por ensayo y error».

Una manera bastante sencilla con la que conseguir purgar los excesos de la Navidad sin que eso signifique renunciar al sabor. Porque sí, es posible comer sano y disfrutar.