Cristóbal y Nuria se proclamaron vencedores del certamen Maestros Culinarios organizado por IDEAL.

Con nombre propio | Cristóbal Gallardo, chef

El camarero de Granada que descubrió su sueño cocinando

Cristóbal Gallardo es copropietario de El Mercader, restaurante que dirige junto a su pareja desde 2016 tras una vida entera ligada a la hostelería

ALBERTO FLORES

Existen muchos motivos para entrar en el mundo de la hostelería: desde dedicarse a ello desde joven porque es algo completamente pasional, hasta trabajar mientras se estudia para tener algunos ingresos. En este segundo grupo se encuentra Cristóbal Gallardo, propietario de El Mercader junto a Nuria, su pareja y la otra mitad del restaurante. Un granadino que comenzó a trabajar como camarero por necesidad y que, tras un largo periodo, acabó dándose cuenta de que había nacido para ser hostelero.

«Para mi al principio este era el medio para ganarme unos durillos, mi familia tenía un restaurante y me surgió la posibilidad de empezar allí fregando platos a mano», cuenta Cristóbal, que a los 15 años entró en mundo de la hostelería mientras estudiaba. «Era un medio de supervivencia, pero siempre lo veía como algo temporal», hasta que acabó por convertirse en definitivo varios años más tarde. Antes de eso, entró a la universidad. Primero para estudiar Ingeniería de Caminos en Granada y después para cursar Ingeniería Técnica Industrial en Málaga. Sin embargo, ninguna de estas opciones terminó de convencerle. «Al final decidí centrarme en la hostelería porque me di cuenta de que realmente esa era mi profesión».

A partir de ahí, ya de regreso en Granada, decidió trabajar en sitios que le permitieran avanzar a nivel profesional, lugares en los que se apostara por un servicio de calidad. Tras unos años le llegó una oportunidad que lo cambiaría todo: un negocio muy pequeño en el barrio del Realejo. «Iba a trabajar de camarero pero en el momento de abrir todavía no habían encontrado cocinero, así que les propuse meterme yo en la cocina». Y, aunque no tenía experiencia, fue todo un éxito. Una carta pequeña y tapas como cocinero para acabar convirtiéndose en el máximo responsable del local. «Esto me reconcilió con la hostelería. En aquel momento, después de tantos altibajos, ya no sabía si seguir o qué hacer. Aquello fue lo que me hizo querer seguir», explica.

Y todo cambió con este pequeño negocio porque fue lo que le hizo darse cuenta de que eso era lo que quería para él, ser propietario de un pequeño local que le permitiera sentirse a gusto con su trabajo. Tras esa aventura en el Realejo continúo trabajando como cocinero para seguir aprendiendo, «experiencias enriquecedoras» en sitios en los que llegó a ser jefe de cocina como la Ruta del Azafrán. Un periodo de preparación hasta que consiguió hacer realidad su sueño junto a Nuria, su pareja, creando en 2016 El Mercader. Porque, al igual que su vida, la de Nuria siempre estuvo ligada a la hostelería. «La idea era unir las inquietudes de los dos porque entendemos el comer como uno de los mayores placeres y se le puede transmitir con la comida mucho a la gente». La idea que tenían era bastante clara: que sus comensales se sintieran como cuando van a comer a casa de un amigo. Esperaban crecer poco a poco, poder llegar a ganar lo mismo que trabajando para otras personas pero haciéndolo a su manera y disfrutar cada día cuando llegaran al trabajo para «minimizar la parte más dura de la hostelería» y sacar le máximo provecho a la más bonita. Pero lo cierto es que «el éxito del restaurante nos atropelló». Solo dos meses después de abrir ya eran los mejores valorados de Granada en Tripadvisor, lo que provocó que desde entonces vivan su sueño como una constante locura en la que todo el éxito parte de ellos dos: el trato al cliente, las recetas, la forma de trabajar… Ahora con Cristóbal como encargado de la sala, debido a que tiene una gran facilidad para los idiomas, y Nuria desde la cocina.

Cinco años de éxitos tras los que no se plantean crecer. «Somos conscientes de que estamos más cerca de irnos a Benidorm que de los campamentos de boy scouts, no podremos mantener este ritmo muchos años», explica el hostelero, que tiene claro que ahora lo que buscan es disfrutar el momento. «Si tienes un gran sueño y consigues alcanzarlo, ¿por qué no disfrutarlo cada día y ser consciente de lo que has conseguido cada día en vez de fijarte metas más altas?». Por lo que el futuro de El Mercader está claro: mantener intacta la esencia que le hizo nacer durante el máximo tiempo posible.

Reconocimientos muy especiales

Además de ser el restaurante mejor valorado en Tripadvisor solo dos meses después de su apertura, El Mercader de Cristóbal y Nuria ha cosechado muchos más éxitos. Los más recientes, aparecer recientemente como recomendación en la Guía Repsol y vencer por votación popular en el certamen Maestros Culinarios. «La verdad es que son reconocimientos que te llegan de orgullo, son cosas que todavía nos superan», cuenta Cristóbal, que reconoce que si hace unos años alguien le hubiera dicho lo que iban a conseguir «todavía me estaría riendo».