Inmaculada Criado, gerente del CES La Inmaculada. / Ideal

La cantera de chefs y personal de sala de Granada

Inmaculada Criado es la gerente del Centro de Estudios Superiores La Inmaculada, lugar en el que se forman los futuros cocineros y trabajadores de sala granadinos

ALBERTO FLORES Granada

La formación es indispensable en prácticamente todos los aspectos de la vida. Sin embargo, si hablamos del profesional adquiere un peso todavía mayor. Así lo entienden en el Centro de Estudios Superiores La Inmaculada, lugar donde se forman las promesas de la hostelería granadina desde hace ya seis años y que se ha establecido como un referente en este sentido de forma muy rápida.

«La formación es básica para el desarrollo de los estudiantes, tanto a nivel personal como profesional. Es el camino para que las personas puedan desarrollar todas sus capacidades», señala Inmaculada Criado, gerente del centro de formación que ya ofrecía desde hace 60 años estudios de Magisterio. Sin embargo, desde su llegada en 2012 comenzaron a agregar nuevas opciones, entre ellas la de la Escuela de Hostelería.

«La formación en la hostelería es muy importante. Contar con cocineros o trabajadores de sala bien formados repercute de forma directa en el negocio porque el cliente lo valora cada vez más y ya no puedes apañarte con una persona que no se haya formado». Sin embargo, pese a que la formación en cocina cuente con una gran valoración, no sucede lo mismo con el trabajo de sala, ya que se ha quedado «un poco descolgada» y todavía cuenta con «bastante intrusismo». «Ahí es donde ahora hay que hacer hincapié para profesionalizarse más».

La Escuela de Hostelería de La Inmaculada lleva en marcha seis años, un periodo de tiempo breve en el que han conseguido muchísimas cosas: «El balance que hacemos es muy positivo porque nacimos de cero, sin tener ninguna relación con el sector, y ahora somos unos referentes». De hecho, explica que a día de hoy cuentan con unos profesores «magníficos» que son «los que han levantado esto». «Gracias a nuestro profesorado, que tiene muchísima experiencia en cocina, contamos con un nivel muy alto y los resultados son altísimos. La inserción laboral que tenemos es de un 100%, sin exagerar, y tenemos estudiantes de toda España e incluso de otros países».

Al ser preguntada por si desde La Inmaculada se sienten como la cantera de la hostelería granadina, Inmaculada reconoció que «un poco sí» porque han conseguido establecerse como una referencia y muchos de sus alumnos están trabajando «en los mejores sitios de Granada» justo después de finalizar su formación. En lo referente al futuro, la gerente de La Inmaculada detalla que pasa por potenciar la sala en los restaurantes: «Tenemos un programa de dirección de Sala con Mahou San Miguel que es gratuito para nuestros alumnos con el que esperamos aumentar el nivel de la sala. Porque la cocina sin la sala no va a ningún sitio, todo debe estar al mismo nivel. Estamos haciendo una apuesta grande por la hostelería y queremos seguir creciendo».

Las promesas de La Inmaculada en Le Cordon Bleu

Desde sus inicios la Escuela de Hostelería de La Inmaculada no ha parado de crecer. De hecho, sus alumnos han recibido durante los últimos años una gran cantidad de reconocimientos y este 2023 el centro de formación cuenta con tres alumnos en la semifinal de Le Cordon Bleu, uno des los certámenes de cocina más prestigiosos para las jóvenes promesas. «Hemos tenido finalistas en todas las ediciones que hemos participado, algo que es muy difícil y que habla del nivel de la escuela y de su gran profesorado», señala Inmaculada Criado.