Destinos con sabor

Carlos III y paladares de Íllora

PABLO AMATE

Muchos de ustedes recordaran las variadas visitas con estancia, del hoy Rey de Gran Bretaña. Ideal, como no, informó sus visita a la Capilla Real y la Alhambra, con gran reportaje fotográfico. Si bien hizo otras visitas de carácter privado a nuestra provincia. Ha ido en varias ocasiones al cortijo Molino del Rey. Donde gustaba pintar, y se quedaba todo el tiempo, en el relajado ambiente del campo de cultivos mediterráneos. Las tierras de la familia Wellintong, esta todas en producción: extensivos de secano y de regadío, monte y huerto familiar . Dentro del terreno se encuentra la llamada Lagunas Molino del Rey, nombre que designa a estas tierras.

PRODUCTOS DEL ENTORNO

No crean que las comidas en la casa, el siglo XVIII vienen de Inglaterra. La familia Wellintong utiliza todos los productos del propio cortijo y los que se producen en la comarca de Illora. Deduzco pues que en las variadas visitas de hoy Rey del Reino Unido y de los países que siguen ligados a la corona británica por voluntad propia – Commonwealth – ha paladeados y gozado palatalmente.

AOVE DUKE OF WELLINTONG

Los olivos que hay en la finca son centenarios. Sobre todo los de variedad Lucio. Exclusiva comarcal. Un bello articulo del gran periodista Juan Enrique Gómez y Merche S. Calle, asi lo contaba en IDEAL, en el año 2018: «La sentencia de muerte ha sido conmutada, los olivos 'lucio' de la localidad de Íllora que desde hace algo más de dos años esperaban a ser talados han logrado salvarse y una nueva ubicación a solo un centenar de metros de la que se era su finca de origen. Un acuerdo entre el duque de Wellington y los propietarios de los viejos árboles les permitirá sobrevivir y seguir formando parte del patrimonio histórico y natural de esta zona de la provincia de Granada. «

OLIVO CENTENARIOS

Es de agradecer que la sensibilidad de los Wellington salvaran esos olivos de excelsos AOVES (Aceite de Oliva Virgen Extra). Este cortijo Molino del Rey, nombre primigenio, no actual, de los terrenos, fue el pago de España, pues carecía de dinero, al Duque de Ciudad Rodrigo, Lord Wellintong por su primordial ayuda de tropas e intendencia para expulsar a Napoleón y sus tropas de todo el territorio español. Creo no equivocarme si intuyo que el Rey Carlos III de Gran Bretaña ha disfrutado de la interesante palatabilidad de la cocina comarcal y la variedad Lucio, muy singular y exclusiva en olor y sabor. El color deriva del momento de su recolección. Granada y este cortijo le gustan mucho a Carlos III, habiendo pintado cuadros de este paisaje rural. Como persona de amplia cultura ha sabido imbuirse en estas tierras agrestes, pero cultivadas siempre. Cuídense.