Actualidad

El chef Rafael Arroyo investiga las raíces de la gastronomía granadina

'Granada, un legado gastronómico' es un libro esencial para conocer el origen de la coquinaria de nuestra tierra, profusamente ilustrado y con recetas

Jesús Lens
JESÚS LENS Granada

Rafael Arroyo, chef del restaurante El Claustro, ha escrito un libro extraordinario y esencial para los amantes de la gastronomía. 'Granada. Un legado gastronómico' no es un libro de cocina al uso ni un compendio de recetas, aunque de todo ello hay en sus páginas. Se trata de un excitante y completo ensayo histórico–culinario en el que su autor teje un abigarrado tapiz alrededor de la gastronomía.

La cocina granadina no se puede comprender si se obvian sus orígenes andalusíes. De esa premisa parte Rafael Arroyo en este libro, plasmación negro sobre blanco de su forma de entender la cocina y de su trabajo en El Claustro. Como él siempre ha dicho: le gusta que los comensales puedan disfrutar y saborear en la mesa todo lo que han visto, escuchado, tocado y olido en sus paseos, visitas y rutas por Granada.

A lo largo de las páginas de este libro, el lector encontrará historia e historias. Por ejemplo, lo que contaba Amin Maalouf en 'León el africano' sobre la venta de los productos en Al-Andalus. Comprobarán ustedes que la 'revolucionaria' Street Food contemporánea ya se practicaba en la Granada nazarí.

'Granada. Un legado gastronómico' es una obra ideal para los amantes tanto de la gastronomía como de la historia. Un homenaje a la cocina con raíces que debemos al buen hacer, al trabajo denodado y a la generosidad de Rafael Arroyo, un cocinero con las ideas claras y una mirada limpia al legado gastronómico de Granada. Una mirada ilustrada que, asomándose al pasado, nos permite augurar el mejor y más prometedor de los futuros.