Lorena Trujillo e Isabel Fernández aportan todo su saber y experiencia a Collados de la Sagra, cuyo restaurante ha sido reconocido con un Sol Repsol. / JOSÉ UTRERA

Premios gastroturísticos | Los Collados de la Sagra

Confort, gastronomía y relax en la naturaleza

Designado como Mejor Hotel Rural, Collados de la Sagra ofrece la mayor confortabilidad, actividades en la naturaleza y una gastronomía de Sol Repsol

JESÚS LENS Granada

jesús lens

En la Zona Norte de la Provincia, a diez minutos de La Puebla de Don Fadrique y a la sombra del majestuoso pico que le da nombre, se ubica un hotel rural con décadas de feliz historia: Collados de la Sagra. Un hotel que se ha convertido en imán para viajeros de todos los orígenes y procedencias.

Se trata de un negocio en permanente crecimiento. Al hotel primigenio, con un restaurante convertido en referente culinario de la comarca, se añadieron después cuatro coquetas cabañas de madera.

Las cabañas, perfectamente integradas en el entorno, cuentan con todos los servicios y comodidades. Una de ellas, además, permite disfrutar de sauna y de jacuzzi exterior, con vistas a la montaña, lo que depara al huésped una extraordinaria experiencia.

El hotel, un hermoso edificio de piedra, igualmente integrado en plena naturaleza con grandes y atractivas zonas comunes, cuenta con 20 habitaciones, 16 estándar y 4 suites familiares, todas ellas con vistas a un pico espectacular que transmite una sensación alpina y muy montañera.

En plena naturaleza, la tranquilidad es norma de la casa en Collados de la Sagra, un lugar idílico para descansar, relajarse y desconectar. Para ello, el hotel cuenta con experiencias de bienestar diseñadas a medida para lograr la desconexión total del cuerpo, mente y alma en un paraíso natural. Y a fe que lo consiguen.

Además, en Collados de la Sagra organizan turismo activo y actividades en la naturaleza, de senderismo y tiro con arco a kayak o piragüismo, adaptado a la preparación y gustos de los huéspedes, de los más mayores y/o experimentados a familias con niños más pequeños o novatos con ganas de aprender y descubrir.

Todo ello permite que la estancia, sea en fin de semana, puentes o periodos más extensos, resulte tan grata como repleta de posibilidades para disfrutar de la libertad que proporciona un escenario único.

Y, para aprovechar uno de los cielos más limpios de España, cuenta con su propio observatorio astronómico, una experiencia cada vez más en auge que permite viajar por la Vía Láctea y el resto de estrellas del firmamento.

A todo ello se suma una propuesta gastronómica de primera categoría: el restaurante de Collados de la Sagra ha sido reconocido este año con el prestigioso Sol Repsol.

Una gastronomía especializada en productos locales y de temporada, adaptada a cada estación, en la que la chef Isabel Fernández brilla con luz propia.

Con el kilómetro 0 como bandera, la especialidad de la casa es el cordero segureño, propio de la zona, uno de los más exquisitos que se pueden degustar y un producto cada vez más y mejor valorado en toda España. Comerlo en su lugar de origen hace que el disfrute sea mayor.

Collados de la Sagra dispone de un menú degustación, con o sin maridaje, y de una carta amplia y variada, para todos los paladares. Las referencias de su bodega, generosamente surtida, harán las delicias de los mejores aficionados al vino.

Por todo ello, Collados de la Sagra es un establecimiento idóneo, también, para la celebración de eventos, que pueden congregar hasta a 800 personas en unas instalaciones perfectamente preparadas para prestar el servicio más esmerado y profesional.

El salón con chimenea del restaurante, la confortabilidad de las habitaciones y las vistas al pico de la Sagra convierten a Collados de la Sagra en el mejor refugio posible para disfrutar de un entorno cálido y natural a lo largo de las cuatro estaciones.