Manuel Adame trocea el atún con el que preparara algunas de las especialidades en crudo de su Taberna Sintapujos. / ALFREDO AGUILAR

Gastronomía Conoce los siete bares de barrio de Granada con Soletes de la Guía Repsol

La Guía ha publicado una nueva ración de sus reconocimientos más informales, destacando los siguientes establecimientos de la capital granadina: La Zarzamora, El Alpujarreño, Altamura, Sintapujos, Entrevinos, Potemkin y El Santo

JESÚS LENS

Con la llegada del otoño, la Guía Repsol ha hecho pública una nueva nómina de sus Soletes, sus galardones más informales, en este caso centrada en esos bares, restaurantes y cafeterías de los barrios más alejados del centro de las ciudades.

Siete son los establecimientos granadinos reconocidos con estos nuevos Soletes de Barrio: La Zarzamora, El Alpujarreño, Altamura, Sintapujos, Entrevinos, Potemkin y El Santo.

Los Soletes de Barrio buscan la capilaridad, llegar a todos los rincones y poner el foco en lugares que merecen una visita pero que, por estar fuera del núcleo de las ciudades, corren el riesgo de pasar inadvertidos. Y es que, efectivamente, se puede comer muy rico sin salir del barrio. Es posible hacer turismo gastronómico más allá del centro, sea histórico o comercial.

En palabras de María Ritter, directora de Guía Repsol, los Soletes de Barrio son «sitios maravillosos con una historia muy humana», capitaneados por gente que está trabajando muchísimo . Además, brindan la posibilidad de descubrir zonas de diferentes de tu ciudad y huir de la «masificación del centro de la ciudad».

Continúa Ritter: «Ya teníamos ganas de localizar Soletes en los barrios más periféricos. Hay vida más allá del centro de las ciudades. Lo saben bien quienes viven ahí, que tienen sus lugares de referencia perfectamente identificados. Guía Repsol, que busca democratizar la gastronomía y detectar lugares interesantes en todos los rincones de España, ha querido poner el foco en los distritos más periféricos, que están atrayendo talento gracias a los jóvenes vecinos que se instalan cada día».

Los siete Soletes de Barrio de Granada

En la popular Glorieta de Arabial, La Zarzamora es uno de esos establecimientos prototípicos del Granada para disfrutar de generosas tapas y raciones con clásicos como el pescado fritos, el queso y el jamón o las croquetas.

El Alpujarreño, siempre bien frecuentado, está en el popular barrio del Zaidín y sus tapas son de primera, con la carne por bandera, sea en forma de callos, cordero o la tradicional carne en salsa.

Altamura es una de las pizzerías históricas de Granada. Muy cerca de la estación de tren, además de sus pastas, son famosas sus exquisitas carnes, con un steak tartar de campeonato. Un clásico imperecedero.

Sintapujos, en el barrio de los Pajaritos, es el proyecto personal de Manuel Adame, forjado en algunas de las cocinas más señeras de Granada. Su propuesta gastronómica convierte esta taberna en lugar de visita obligatoria. Ojo a sus arroces y al atún rojo.

Entrevinos está en la Avda. de Cervantes y además de una amplia selección en vinos, ofrece salazones y embutidos de primera calidad y una interesante oferta en conservas..

Potemkin, en el corazón del Realejo, abre sus puertas en una plaza con encanto junto al Centro de Lenguas Modernas de la UGR y sus tapas de sushi artesanal sorprenden al comensal.

El Santo, en el entorno del Palacio de Deportes, tiene una carta basada en la cocina tex mex, cambia de ambiente según las horas del día (y la noche) y su decoración es muy alegre y colorista, presidida por el retrato de una gran Frida Kahlo en el comedor.