Los empleados de La Marconata degustan uno de sus helados. / PEPE MARÍN

Los helados más sabrosos de Granada

Hace unas semanas la Guía Repsol premió con un 'Solete' a las que considera como las mejores heladerías de la provincia de Granada: Los Italianos y Marconata en la capital, y Helados Perandrés en la Costa Tropical. Establecimientos que destacan por ofrecer productos artesanales deliciosos y refrescantes durante el verano

ALBERTO FLORES

Cuando llega el verano, especialmente durante los meses de más calor, hay un producto que toma el protagonismo a nivel gastronómico: los helados. Chocolate, nata, sabores de frutas, clásicos como la vainilla… Bocados que apetecen a prácticamente todo el mundo pero que, sin embargo, no tienen la misma calidad en todos los establecimientos. Y en el caso de Granada, la Guía Repsol ha premiado con tres 'Soletes' a las que considera como las tres mejores heladerías de toda la provincia: Marconata y Los Italianos en la capital y Helados Perandrés en la costa.

«Para nosotros un reconocimiento como este nos alegra mucho y nos da fuerzas para seguir mejorando cada día. Llevar tan poco tiempo en Granada y formar parte del mapa de las mejores heladerías de España es un orgullo», cuenta Inés Arias, la maestra heladera que prepara cada día los deliciosos productos de Marconata. Al ser preguntada por la clave del éxito de sus helados, Inés cuenta que todo está relacionado con que el equipo entero se toma «muy en serio» dar la máxima calidad, tanto en lo relativo a los sabores de los helados como en la atención que brindan a sus clientes. «Nuestro objetivo es que disfruten de la experiencia y prueben sabores que queden en la memoria».

Al se preguntada por sus helados favoritos, Inés reconoce que es muy difícil elegir solo uno. Aunque sí que recomienda tres de los sabores que más triunfan en la heladería: marconata, chocolate de Venezuela con naranja y yogur con tocino de cielo. «La gente cada vez está más abierta a probar nuevos sabores y les gusta que cambiemos mucho. Se atreven con todo, incluso con el de chocolate picante que tenemos, que es muy atrevido», añade la heladera.

Helados premiados como los mejores de España

La heladería Marconata puede presumir de contar, además de el 'Solete' de la Guía Repsol, con algunos de los galardones más importantes en lo relativo a los helados. Durante el pasado mes de febrero su maestra heladera, Inés Arias, participó en Madrid en el Campeonato de España de Helados y consiguió hacerse con un total de 5 galardones: premio el mejor sabor del campeonato, premio a la mejor copa helada, premio a la mejor mesa buffet, premio al mejor sabor elegido por el público y premio al mejor helado sorpresa. «Fue algo muy especial para nosotros y ahora queremos ofrecer todos esos sabores premiados en la heladería, los iremos añadiendo poco a poco de forma especial y temporal», cuenta Inés Arias, que señala como una de sus claves la calidad de los ingredientes que utilizan para crear sus helados.

También en la capital granadina se encuentra otra de las tres heladerías galardonadas con un premio de la Guía Repsol: Los Italianos. Un establecimiento cargado de historia y tradición que desde hace décadas es la opción más popular de toda la ciudad para disfrutar de un buen helado. Sabores clásicos, copas de helado, granizados y cortes especiales como la cassata, la tarta de café o la tarta de chocolate que cada año dejan maravillados a quienes los prueban. «Estamos muy agradecidos por este reconocimiento aunque para nosotros el mayor agradecimiento es a nuestros clientes, que nos permiten tener alegrías a diario», cuentan desde Los Italianos, que añaden que es «un honor» llevar 85 años al frente del negocio que les dejaron sus abuelos. «La clave de nuestro éxito es la tradición, seguir haciendo todo como siempre», argumentan.

En Motril y Salobreña se pueden degustar los productos de Helados Perandrés, que llevan más de un siglo ofreciendo sus deliciosos sabores y su famosa leche rizada. «Somos un negocio familiar de mucha tradición. Mi bisabuelo era nevero y mis abuelos ya hacían helados», cuenta Manolo Perandrés, propietario de Helados Perandrés, que reconoce que es «un orgullo» ser galardonado como una de las tres mejores heladerías de la provincia por ser «un reconocimiento al trabajo que está bien hecho». Manolo destaca, como no puede ser de otra forma, su leche rizada. Aunque recomienda probar cualquiera de sus helados, porque «todos gustan». Sobre la tradición de su familia en lo relativo a los helados, su hijo será el encargado de mantenerla viva: «Mi hijo continuará con la tradición de la leche rizada y es un orgullo, aunque me hubiera gustado que estudiara porque es un trabajo muy sacrificado».

Leche rizada. / IDEAL

Sabores con más de un siglo de historia

La tradición es uno de los pilares sobre los que se sustenta la heladería Perandrés, ya que desde hace varias generaciones la familia se ha dedicado a la producción de helados artesanales y de su producto estrella: la leche rizada. «Nosotros lo consideramos como nuestro mejor producto porque gusta mucho a todo el mundo, aunque también tenemos otros productos muy buenos», cuenta Manolo Perandrés. Pese a que también triunfan con helados como el de nata almendrada o el de turrón, si hay algo que a todo el mundo le viene a la cabeza al hablar de Perandrés es su leche rizada. «Utilizo la misma receta que hacía mi padre y la hacemos siempre con mucho cariño y al día, prácticamente en el momento». Y gusta tanto que llegan a preparar hasta 400 litros los fines de semana: «La verdad es que no paramos y el secreto está en que lo que más nos importa es mantener la calidad».