Borrar
Rigatoni carbonara de tocino San Pascual con trufa del Asador Contrapunto Ideal
Jornadas entre la trufa y el cachopo
Gastrobitácora

Jornadas entre la trufa y el cachopo

Febrero es el mes de la trufa en el céntrico Asador Contrapunto mientras que en La Zubia, la cocina asturiana se hace fuerte este fin de semana en su activo triángulo gastro

Jesús Lens

Granada

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 9 de febrero 2024, 00:02

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La trufa negra, la tuber melanosporum que está ahora de temporada, protagoniza unas más que interesantes jornadas gastronómicas en el Asador Contrapunto, en plena Gran Vía. Un inoportuno virus estomacal me impidió ir a su presentación, pero quienes estuvieron hablan maravillas de un menú exuberante.

Para empezar, un cóctel gin fizz da la bienvenida junto al salmón ahumado, mantequilla trufada y pan de cerveza. Le sigue un huevo campero, queso Montefrieño y cremoso de patata, regado con Cerveza 1906.

Los rigatoni carbonara de tocino de cerdo San Pascual se maridan con un Sospechoso rosado y la merluza de anzuelo con velouté de alcachofas se acompaña de un Marqués de Riscal Sauvignon. Especialmente celebrado fue, según me cuentan, el canelón de pularda con bechamel trufada, una auténtica fantasía. En este caso, el vino es un Luis Cañas reserva de 2016.

Para el postre, una tartaleta de crème brûlée trufada y un amontillado para acompañar. Unas estupendas jornadas para aprovechar que es la temporada de la trufa. «Nuestro objetivo es acercar y poner este selecto producto al alcance del público local y ser el referente en Granada para degustar la trufa», señalan desde Asador Contrapunto.

Y en La Zubia, el triángulo gastro situado en la calle Salvador Dalí y conformado por La Chulapa, Taberna Hita y La Taberna de Pipe culmina este fin de semana unas jornadas dedicadas a la cocina asturiana con el cachopo como protagonista. Y las fabes, claro.

Estuvimos disfrutando el menú completo de Taberna Hita: una fabada asturiana clásica nada pesada, con mucho caldo y su compango; el cachopo hecho con vaca pajuna y su toque trufado y arroz con leche. Más asturiano no podía ser. De vez en cuando, un homenaje de este tipo sienta bien: para hacer ayuno intermitente saltándote la cena es ideal, desde luego.

Antes de ir a Taberna Hita nos asomamos a La Chulapa para saludar a Ángel Vargas y a Cristóbal Gómez y tomar una cerveza. Tuvieron el detalle de darnos a probar una muestra del primer plato de su menú: unas fabes con almejas muy bien ligadas, exquisitas. En su caso, sigue un cachopo ibérico y terminan con una cuajada Stilton.

Y en La Taberna de Pipe comienzan su menú con una merluza a la cazuela antes de ofrecer cachopo de queso de tetilla y setas para terminar con su leche frita con Cabrales. ¿Y para beber? Sidra, claro. Un par de botellas de sidra natural bien fresquita entran como el agua.

Ojo a este triángulo gastro de La Zubia, donde van a seguir pasando cosas muy interesantes en los próximos meses, de catas maridadas de importantes bodegas españolas a jornadas conjuntas con productos de la Costa Tropical. ¡Y hasta con pan, ese elemento primordial con el que tantas veces mojamos sopas!

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios