El refectorio

Mollejas a la plancha, de 'La Esquinita de Javi II'

SERGIO GONZÁLEZ HUESO Granada

La Esquinita de Javi no es un diez en nada, pero sí un siete en todo. Como esos futbolistas cuya regularidad sorprende incluso a los relojeros. Y por eso comer allí sin reserva es una de las cosas más complicadas de este mundo. Sus llenos son legendarios y merecidos.

En el comedor, la terraza, la zona de barra y hasta en la puerta se ve a gente arremolinada, vestida de guapa, esperando a coger una de esas preciadas mesas sobre las que aterriza buen producto de forma ágil y cobrado a precios populares. Principalmente, porque a todo le sacan su media ración, que es una cosa que está muy bien en este 2022 lleno de descubiertos bancarios. Aunque les va el pescado, sus guiños al ecosistema casquero son como para enamorarse. Las mollejas de cordero son un clásico que nunca falla, como esa tía que cada año es la primera en llamarte por tu cumpleaños. Tostaditas en la plancha con aceite, ajo y perejil, es algo que siempre hay que pedir. Y si en la mesa hay quejas, a adaptar aquello que dijo Romario tras una salida nocturna: «A quien no le guste que se joda».

En datos

  • Ingredientes principales Mollejas, aceite, sal, ajos y perejil

  • Precio del plato Media ración 10 €

  • Restaurante La Esquinita de Javi II

  • Dirección Pl. del Campillo Bajo, 1, 18009 Granada

  • Carta 25 € pax

  • Tips Obligatorio reservar con tiempo para fines de semana; terraza cómoda; buenas tapas; ideal para ir con amigos o pareja