Germán Carrizo, José Antonio Cuevas y Vicente de Luna, en el primero de los Maridajes 1906 de Lemon Rock. / j. l.

Una noche con estrellas Michelin en el Lemon Rock

El bar-restaurante comienza una serie de exquisitos maridajes con las cervezas 1906, que traerán a cocineros como el estrella Michelin Germán Carrizo, quien deslumbró con su gastronomía

JESÚS LENS Granada

José Antonio Cuevas, el jefe de cocina de Lemon Rock, no se andaba por las ramas: «esto es lo mejor que me ha pasado nunca». Estaba emplatando junto al chef Germán Carrizo, reconocido este año con su primera estrella Michelin, y se le notaba exultante. «Es un lujo trabajar mano a mano con él».

La noche del miércoles fue el pistoletazo de salida para una serie de maridajes que van a dar mucho que hablar en el mundillo gastronómico. A lo largo de abril, mayo y junio y, después de verano, en septiembre, octubre y noviembre; la familia 1906 y Lemon Rock traerán a Granada a seis cocineros de reconocido prestigio para ofrecer sus propuestas gastronómicas maridadas con cerveza.

El perfil de los cocineros que pasarán por el Lemon: jóvenes, sobradamente preparados y con un toque desenfadado e irreverente, con un punto canalla.

Por ejemplo, el argentino Germán Carrizo, afincado desde hace diez años en Valencia y cuyo restaurante, Fierro, fue reconocido este año con su primera estrella Michelin. Germán es un torbellino y mientras remata uno de los platos que se degustaría en el maridaje, se muestra encantado de estar en elLemon Rock, un establecimiento al que no duda en definir como «brutal». Tanto que «hasta me han dado ganas de montar uno en Valencia», explica con entusiasmo. Y da sus razones: «por la diversidad de ambientes, porque se percibe que aquí hay vida y por ese toque canalla que lo preside todo».

Mientras el equipo de cocina se afana sobre los platos de comer, el Sr. Lobezno lo hace sobre los de tocar... sus discos. «Es el mejor DJ posible para un evento como este», explica Vicente de Luna, propietario del Lemon Rock y entusiasta y orgulloso anfitrión de la velada. «Con su música, crea paisajes sonoros que se adaptan a cada plato y a cada cerveza».

Para este primer maridaje con las cervezas 1906, Germán Carrizo trajo una propuesta que sirviera para dar a conocer su cocina, que fusiona la tradición argentina de su Mendoza natal con el Mediterráneo levantino. «Una cocina variopinta en sabor», explicó. Buena muestra de ello fueron los snacks de bienvenida: una empanada mendocina que hace en honor a su madre y que ha bautizado como ella, la Justina, con una oliva sensacional. Crujiente por fuera, sin perder textura, y cremosa por dentro, fue una inmejorable manera de comenzar la noche. Como la sorprendente croqueta de berenjena asada y el airbag de aguacate y salmón; todo ello, con una cerveza de bodega muy fresca.

Siguieron las miniverduras asadas con espuma de rúcula, bajo las que se 'camuflaban' vieiras y navajas, y un portentoso atún, un mar y montaña que incluía tartar de atún con un espárrago al dente y una salsa de carne ibérica que le aportaba unos sensacionales toques ahumados. En este caso, la 1906 Galician Irish Red, conocida como 'La Pelirroja', también aportaba matices ahumados que maridaban de lujo con el plato.

Para el contundente y sabrosísimo arroz meloso de setas, cuyo potente fondo no se acababa nunca, la 1906 Red Vintage, 'La Colorada', aportaba toques de malta caramelizada muy apropiados. Y para el postre, un suave cremoso de limón con fresas, la oveja negra de la familia: 1906 Black Coupage, con sus aromas a café.

Inmejorable comienzo de los Maridajes 1906 en Lemon Rock, una propuesta muy interesante.