Hummus de morillas y ajonegro con salmorejo de mango.

Parada y fonda en el Parador de Granada

La terraza de ElAlmorí, el restaurante del Parador, permite encapsularte en una realidad paralela hecha de aromas y sabores con historia y tradición que invita a viajar en el tiempo

JESÚS LENS Granada

Este año, el Parador de Granada fue elegido mejor hotel en los Premios Gastroturísticos de IDEAL por lo singular de su emplazamiento, lo artístico e histórico de sus habitaciones y zonas comunes y por la excelente propuesta gastronómica de su restaurante, El Almorí.

Juan Francisco Castro, su jefe de cocina, es un tipo tranquilo, discreto y trabajador. Y un as en lo suyo. Un auténtico crack. De ahí que comer en el Parador de Granada sea un doble placer. Por el entorno, en los mismísimos jardines del Generalife, en el corazón de la Alhambra. Y por la comida en sí, que es un puro deleite. Sobre todo la que tiene reminiscencias de la herencia árabe del entorno, la que te permite viajar sin moverte del sitio.

Estuve en el Parador hace un par de semanas con ocasión de esas reconfortantes charlas al calor de una cerveza bien fría, para hablar sobre las puertas de la Alhambra con Enrique Jiménez Cotelo. Una conversación pespunteada por los exquisitas cazuelitas que Juanfran nos fue ofreciendo.

Para empezar, un sorprendente humus de morillas y ajonegro con salmorejo de mango. Una extraordinaria combinación de sabores que lleva el humus a otra dimensión. El humus es uno de mis platos favoritos del Oriente Medio y cada vez me gusta más. Sobre todo con crudités de pimiento o zanahoria. La interpretación que hace Juanfran tiene una textura y un sabor extraordinarios. ¿Y qué decir del mango, una fruta de nuestra Costa Tropical cada vez más popular en los restaurantes de la provincia? Lujazo.

Seguimos con un pulpo cocido y asado con un risotto de algas y ajada de pimentón. Para los que somos pulperos y muy pulperos, dar con una pieza carnosa y bien cocinada, presentada en su punto justo, es uno de los mayores placeres culinarios que hay. Este de El Almorí ya está en el top del 2021, realzado por el intenso sabor a mar del risotto de algas.

Para la carne, otro plato con historia y tradición: un cordero al cilantro con sus patatas y sus pimientos. Una carne suave y untuosa al paladar, exquisita, sin verse anulada por el toque de cilantro. Y de postre, piononos del propio obrador del restaurante con sorbete de hierbaluisa. Para los golosos, un auténtico disloque.