María y Guillermo en Los Amici, su restaurante italiano en Granada. / Ideal

La pareja que da la comida italiana más familiar de Granada

María Rossi y Guillermo Mahr son propietarios de Los Amici, un pequeño restaurante italiano en el centro de Granada que triunfa gracias a sus deliciosas pastas y pizzas

ALBERTO FLORES Granada

Generalmente se suele decir que cuando un bar o un restaurante está siempre lleno y es difícil conseguir una mesa es porque es bueno. Y esto ocurre cuando el trato que dan es agradable, el precio no es demasiado elevado y la calidad de la comida es exquisita. Factores que se dan en Los Amici, un pequeño restaurante italiano en la calle Pedro Antonio de Alarcón, en pleno centro de Granada, que triunfa gracias a sus recetas caseras y a la familiaridad con la que atienden a sus clientes, que rápidamente pasan a convertirse en 'amicis'.

Su local es pequeño, con sitio para solo unas pocas mesas, motivo por el que es aconsejable reservar mesa. Y su comida es tan casera y preparada en el día que en muchas ocasiones si llegas tarde puedes encontrarte con que ya no queda una pasta en concreto o alguna de sus empanadillas. Es lo que tiene prepararlo todo a diario y tener tanta demanda y lo que, precisamente, hace que esta pizzería lleve más de una década triunfando.

Al frente de ella están María Rossi y su marido Guillermo Mahr. No hay nadie más en el negocio: ella se encarga de atender a los comensales, mientras que él es el cocinero encargado de preparar cada una de las deliciosas elaboraciones que ofrecen. Ambos son argentinos y llevan toda la vida dedicados a la hostelería, lo que les facilitó sus inicios allá por el año 2011. «El restaurante lo montó mi marido con dos amigos, aunque después de un año cada uno tomó su camino y nos lo quedamos nosotros», recuerda María.

Hasta entonces vivían en Nerja, aunque decidieron dejar la Costa del Sol para venir a Granada, «una ciudad preciosa y con mucha vida». De hecho, eso fue lo que les empujó a elegir a la ciudad de la Alhambra, donde las temporadas son «más largas» y los ingresos «más estables» que en la costa, donde todo se reduce a los meses de verano. «Todo fue bien desde el principio, se hizo fácil porque siempre fuimos nosotros mismos y eso hace que tuviéramos una buena acogida».

Sobre el restaurante, explica que se trata de un lugar «súper familiar» y muy pequeño. «Todos nuestros clientes terminan siendo amicis porque quienes vienen repiten y dicen que es la mejor comida italiana de Granada». Pero no solo triunfan por su comida, sino también por el trato que ofrecen: «Es un ambiente de amigos y al final para nosotros son como nuestra familia. Es algo muy bonito, la verdad». Reconoce como en más de una ocasión han pensado en ampliar el negocio e irse a un lugar más grande. Sin embargo, siempre acaban descartando la idea. «Nos gusta esto porque es nuestra casa, como nuestro salón. Tenemos libertad de hacer todo como queramos y creemos que lo mejor es que Los Amici sigan siendo como son».

Platos caseros elaborados al momento

La magia de Los Amici reside en que ofrecen auténtica comida casera italiana. Todos los ingredientes son de la máxima calidad, lo que les permite que cualquiera de sus platos sea un manjar. «Todo lo que se puede pedir está bueno», explica María Rossi, que cuenta como algunos de los platos que más triunfan son los sorrentinos o los panzerotti de trufa. Mientras que de las pizzas siempre recomienda que no miren las clásicas y se dejen sorprender por las especiales. «También tenemos tartas caseras y empanadillas argentinas. Y para rematar, limoncello».