Destinos con sabor

De reyes, viandas y abarrotes

PABLO AMATE

Como muchos contaran cosas del roscón. Del cual hace muchos años, y bien documentado, escribí todos sus raíces y secretos. Siempre intento que mi trabajo «sea útil». Por eso opto recomendar un ejercicio casero: «¡mirad todo lo que tenemos , aún, en el frigorífico y congelador!». Las viandas, ya saben ustedes lo que son. Y los abarrotes, es otra palabra que define el avituallamiento. «La palabra abarrotes procede del verbo abarrotar, llenar algo al máximo. Es un americanismo que designa al establecimiento de ventas de productos de abasto, de consumo habitual.»

SECRETOS CONGELADOS

Sea valiente. Abra su congelador y comience a sorprenderse de lo que tiene allí guardado todavía. Atrévase. Primero mire la fecha de caducidad de cada uno de los productos que tenga. Los congelados tampoco son eternos. Para este paso, saque por grupos los alimentos del congelador. Evitando tener la puerta abierta mucho más tiempo, lo cual sería mucho más gasto en electricidad. Compruebe, y no dude eliminar los caducados. Se llevará sorpresas de lo que puede encerrar el gélido espacio doméstico.

BOTES Y CONSERVAS

Ahora toca el frigorífico. ¿Vamos animoso!. Ahí encontraremos de todo. De verdad. Los botes de conservas llevan muy escondido al fondo del frigorífico. Imagino su cara de asombro al ver botes de cristal empezados y ya no comestibles. Esta comida no es aconsejable aprovechar. Los embutidos también es conveniente inspeccionar. Los únicos que aguantan más son los quesos curados. Y los encurtidos en salmuera o vinagre. Las conservas que no necesitan estar refrigeradas, deben de ser repasadas, por supuesto. Si ve alguna lata abombada, tirela aunque su fecha de consumo se útil. La cadena de producción de los fabricantes, a veces sufren fallos que aparecen pasado un tiempo.

VINOS Y BEBIDAS

Si le ha sobrado algunas botellas de la Navidad, clasifique su consumo. Cavas, champagnes y espumosos debe tomarlas lo más pronto posible. Este tipo de vinos se empeora con el paso del tiempo. Mucho más rápido que los «vinos tranquilos». Si los deja, con las excusa mental de abrirlos para celebrar un momento emotivo, beberá algo decrepito. Lo mismo sucede con todos los vinos blancos o tintos jóvenes. Si carecen de crianza, son rápidamente alterados al estar carente de un bagaje que les permita evolucionar positivamente. Por supuesto, debe disponer de un espacio que mantenga 16 /19º C y un 65% de humedad. Sin ruido, luz y vibraciones. Ojo con los tubos del agua caliente o calefacción central. No se ven pero calientan suelos y paredes. Y hay muchos. Ojo al Roscón de Reyes de grandes supermercados. A veces fueron elaborados en junio del 2022 y venden apenas sin descongelar. Cuídense.