En la casa de las torrijas de Madrid todo el año se puede disfrutar de este plato. / ideal

Destinos con sabor

Sabores de pasión

PABLO AMATE

Sea o no 'capillita', debe reconocer el impacto social que representa la Semana Santa. Desde la mano de obra y sueldos que generan la orfebrería, imaginería, bordados, ropajes, hábitos, bandas de música y toda la amplia gama de bares, restaurantes con sus 'folletaícas' y la gama de alojamientos, urbanos y rurales. Dicho esto, el que no quiera ver este movimiento económico, no es terrenal.

Clásicos condumios

En toda España hay un amplio puente de cuatro a siete días. Y algo con lo que el viajero y el local no deja de hacer, año tras año, es solazarse con especialidades propias de estas fechas: pestiños, filloas por Galicia, torrijas, roscos y leche frita. Con platos de cuchara que se cogen con ganas como sopas de ajo, lentejas con verduras, cazuelas esparragadas, etc. siendo rey el potaje de garbanzos con huevo duro y bacalao.

Bacalao y torrijas

Ya conté sobre este pescado cecial, protagonistas de la Cuaresma y de la Semana Santa en especial. Desde frito, con o sin tomate, voladillos, pavías, en ajoarriero, pil pil, tortillas, albóndigas y un inmarcesible recetario notorio. Merecen espacio propio las torrijas. Su nombre, según Néstor Luján, se atribuye al latín 'torrare'. Forma de aprovechar el pan duro, friéndolo y empapando en algún licor, vino o miel, etc. Hacer o comprar torrijas este año le va a costar un 17% más que el anterior.

Playa o montaña

Parece que no amilana a los que pueden el vituperio que representan las desmedidas subidas de los precios. Las reticencias se diluyen cuando se tiene familia en pueblos u otras ciudades. De un tiempo a esta parte, la mayoría de poblaciones, incluso las senescentes, realizan actos religiosos. Que en algunos casos son infaustos, como los que mancillan el cuerpo. Los 'empalados' de San Vicente de la Sonsierra son escalofriantes.

Huevos de Pascua

«Guía infantil» cuenta: regalar huevos de chocolate en Pascua está muy arraigado en Estados Unidos, Inglaterra y el centro de Europa. En la Edad Media, durante la Pascua, regalaban huevos de gallina o de pato a los niños. Los cristianos adoptaron esa tradición y, probablemente, la prohibición de comer huevos durante Cuaresma, decretada por la Iglesia en el siglo IX, hizo popular su consumo al empezar la Pascua. En España, desde Cataluña a Murcia, son de chocolate.

Ayunos y refrigerios

Fechas donde se reduce el consumo de carne y las comidas eran pequeñas colaciones hasta el domingo de Resurrección. Un tiempo que en origen fue de recogimiento. Cerraban cines, discotecas, bares, etc. La radio el Viernes Santo emitía música clásica y se realizaba una breve comida en las propias casas. Ahora, hay quien mantienen su tradición y muchos otros viajan. Cuídense.