Borrar
Rocío Mesa reivindica el producto de cercanía de la vega granadina en Puerta de la Alpujarra. Pepe Marín

Una Alhambra con... Rocío Mesa | Directora de cine

«'Secaderos' es una vuelta a mi tierra familiar»

Rocío Mesa pasa unas semanas en Granada antes de volver a Los Ángeles, cuya rica gastronomía reivindica con pasión. Disfruta de la comida con memoria

Jesús Lens

Jesús Lens

Granada

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 8 de junio 2023, 00:27

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Quedamos al día siguiente del exitoso pase de su excelente película, 'Secaderos', en el Madrigal. Aún resuenan los aplausos de un público entregado que abarrotó el gran templo del cine de Granada para disfrutar de una historia íntima y sentimental con la vega granadina como protagonista absoluta. Nos citamos con la directora granadina RocíoMesa en Puerta de la Alpujarra para darle un toque rústico a la conversación, aunque nos encontremos en el centro de la ciudad, y disfrutamos de su sabrosa propuesta gastronómica entre la que no faltan las tradicionales chacinas. Y por ahí arrancamos esta conversación, que en 'Secaderos' tienen su protagonismo. Como los tomates.

–¿Qué papel desempeña la comida en 'Secaderos'?

–Importante en algunos momentos. Por ejemplo, en la comida familiar junto al secadero, con ese gazpachito bueno y esas chacinas. La niña protagonista viene de Madrid y su abuela saca a relucir el tema de que como en el pueblo, no se come en la ciudad.

–El conejo, por ejemplo...

–Somos omnívoros. Si vamos a comer carne, ¿es mejor que sea de macrogranjas o que el animal haya tenido una buena vida antes de servir como alimento? Cuestiones como esta son las que planteo en la película.

–¿Y las pipas?

–¡Las Granaínas! Siempre que he podido he incluido referencias de la tierra en la película. Como las Maritoñi.

–¿Cómo fue dar de comer a un equipo de rodaje en plena canícula veraniega?

  • Un ingrediente El pimentón de la Vera

  • Un plato de la infancia Migas y el melón con jamón

  • Una tapa para abrir boca Queso manchego

  • Una cocina internacional Tailandesa

  • Dulce favorito Tarta de queso

–Complicado, que además estábamos todavía en tiempos pandémicos. Los restaurantes de los diferentes pueblos de la vega con que trabajamos se volcaron y el amor y el cariño de los camareros, inolvidable. En el cine, el tiempo es oro, teníamos que comer muy rápido y cumplieron con creces. Les reconocemos ese trabajo en los créditos de la película, que son tan largos porque hemos contado con la complicidad y la colaboración de cientos de personas en el rodaje.

–¿Y esas alcachofas lisérgicas?

–Hay un momento en que uno de los personajes toma LSD. En mis viajes entre Escóznar y Valderrubio vi aquellas alcachofas de color violeta, casi alienígena, y las filmé con Súper 8 para contar con imágenes el delirio del personaje. También hay esparragueras.

–¿Y la hierba mecida por el viento, que tan bien se ve?

–La encontré junto a Las Gabias, mi pueblo. Unos trigales enormes y algunas amapolas dando color. En la película he querido reflejar la vega granadina entera, con sus choperas o los diferentes tipos de secadero, los de obra y ladrillo y los de madera. Escribir y rodar esta película sido una vuelta a mi tierra familiar, a su gastronomía y a su paisaje.Me ha permitido volver a enamorarme de ella. Es, también, una reflexión sobre lo rural desde la honestidad, sin prejuzgar ni repetir estereotipos.

–Cambiemos de escenario. ¿Nos desmiente que en Estados Unidos se come mal?

–Absolutamente. Yo vivo en Los Ángeles y es una ciudad en la que se come lo mejor del mundo. Y con sabores y productos originales, que cada comunidad tiene sus barrios propios y sus restaurantes y tiendas de alimentación. No tengo problema en hacer mis gazpachos y mis tortillas de patatas, aunque el aceite de oliva es sobre todo italiano. Además, California es muy hippy y allí abrió el primer restaurante vegano del mundo. Hay pasión por la comida sana: ensaladas, quinoa, tostadas de aguacate, smothies... Además de la comida thai, me encanta la mexicana, que es casi la comida nacional de California.

–¿Qué echa de menos de la gastronomía española?

–¡Las croquetas de Bodegas Castañeda! (Risas).Es lo primero que tomo cuando vuelvo a Granada. ¡Y las palmeras de chocolate! (Más risas).El pescado de bajura, que allí solo tienen pescado de alta mar congelado. Unos boquerones desraspados de Casa Ramón no tienen precio. Unos espetos o la galera de Sanlúcar.

–Ahora está escribiendo otro guion 'granadino', con la Sierra como escenario...

–¡Solo te diré que he descubierto el pan de Capileira con compota de pimiento rojo y queso de cabra y que me tiene loca! (Risas).

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios