Borrar
Una de las sopas frías que ofrece Hicuri en su menú del día durante los meses de verano. Alfredo Aguilar
Sopas frías para decir adiós al verano desde Granada

Sopas frías para decir adiós al verano desde Granada

Cada estación cuenta con diferentes productos y elaboraciones propias de su temporada. En el caso del verano, los gazpachos, salmorejos y otras sopas frías toman el protagonismo

Alberto Flores

Jueves, 14 de septiembre 2023, 23:43

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cada momento del año cuenta a nivel gastronómico con sus propias especialidades típicas de esa época. Algo que tiene que ver principalmente con la temporalidad de los productos. Por ejemplo, con la llegada del otoño, los platos calientes de cuchara empiezan a tomar el protagonismo, algo que alcanza su máximo apogeo en invierno. Sin embargo, hasta finales de septiembre todavía estamos de manera oficial en verano. Y, a pesar de que este fin de semana la lluvia será la protagonista, los termómetros continuarán llegando, e incluso sobrepasando, los 30 grados la mayoría de días.

Y si hay unos platos que triunfan durante el verano por ser refrescantes y deliciosos, esos son las sopas frías. Gazpachos, salmorejos y ajoblancos toman el protagonismo durante el estío y se convierten en las recetas más consumidas hasta la llegada del otoño. Sin embargo, lo cierto es que hay muchas otras opciones más allá de esas sopas frías. Y hoy en IDEAL queremos dártelas a conocer de la mano de dos restaurantes especializados en este tipo de elaboraciones: Hicuri y Restaurante Cala.

Más allá del gazpacho y el ajoblanco existen muchas recetas de sopas frías en nuestra gastronomía

Hicuri es un restaurante vegano ubicado en la Plaza de los Girones de Granada. Como buen restaurante vegano, en él las verduras y la proteína vegetal son las protagonistas. «Lo que queremos en Hicuri es sorprender a la gente, demostrarles que comer platos únicamente elaborados con verdura puede ser también muy divertido», cuenta Laura Roldán, jefa de cocina de Hicuri. Y si hablamos de sopas frías, también son todos unos expertos, ya que no paran de ofrecer opciones diferentes a través de su menú del día y en su carta.

Sobre cuál es su sopa fría favorita, la chef explica que la que más le gusta es la de melón: «Me gusta el contraste que tiene con su sabor dulce y refrescante. Es una sopa muy ligera, perfecta para los días de calor». Y, aunque las más consumidas en España sean el gazpacho y el ajoblanco, hay muchas otras opciones por las que optar. «A nosotros nos gusta adaptar nuestra carta a cada estación del año y utilizar los productos de temporada. Nos gusta ir rotando y cambiando de platos».

Imagen principal - Sopas frías para decir adiós al verano desde Granada
Imagen secundaria 1 - Sopas frías para decir adiós al verano desde Granada
Imagen secundaria 2 - Sopas frías para decir adiós al verano desde Granada

Durante los meses de verano, además, se ven obligados a ello porque son los que más suele pedir la gente. «Las sopas frías son una parte muy importante de nuestro menú. Normalmente nuestros clientes suelen buscar algo diferente y cuando les das un plato refrescante y distinto lo agradecen mucho», explica Laura. En el caso de Hicuri, ese 'algo distinto' es su sopa fría de melón, que preparan con yogur de soja, pepino y hierbabuena. Además de otros platos como el ajoblanco de almendra con uvas, la crema fría de aguacate, la vichyssoise o su famoso gazpacho de sandía. «Los que más tirón tienen son el gazpacho de sandía y la sopa fría de melón», reconoce.

También son especialistas en sopas frías en el Restaurante Cala, ubicado en la calle José Luis Pérez Pujadas de Granada, donde llevan al más alto nivel a este tipo de elaboraciones. De ello se encarga cada día su propietario, Samuel Hernández, que define a su restaurante como «un pequeño negocio gastronómico» en el que fomentan la gastronomía granadina, francesa y mediterránea. Sobre cuál es su sopa fría favorita, Samuel no tiene dudas: «A mí, el ajoblanco, por sabor y textura, me parece algo espectacular. Además es muy versátil porque lo puedes acompañar de 100 ingredientes más».

El cocinero reconoce que en verano la gente busca con más frecuencia este tipo de platos aunque, por encima de todo lo demás, lo que los comensales quieren es que les sorprendan. Y para lograrlo, en Cala recurren a los productos de temporada y a todo lo que les ofrece la tierra. «Nuestro menú está cargado de productos de temporada y nuestro objetivo es que el cliente se impresione por el sabor». Y, aunque durante las próximas semanas darán protagonismo a platos más calientes con productos como carnes de caza, trufa y setas, todavía ofrecen algunas sopas frías que son realmente espectaculares.

Uno de ellos es el 'Pez limón con aliños tropicales', una sopa fría de maracuyá y mango que acompañan con pez limón. «Es un poco ácida, un bocado espeso, sabroso y bien presentado. Solo lleva el pez limón, la sopita de mango y maracuya y aguacate, no necesita más», detalla Samuel. Y otro bastante especial es el 'Ajoblanco de chufa en texturas con caballa marinada', una elaboración que prepara porque su madre era una enamorada de la chufa. «En vez de ser una sopa fría muy líquida, esta es más espesa, con textura de flan suave para ofrecer otra sensación en boca», y en ella añade una caballa marinada y soasada para que la piel sea más crujiente, así como un crujiente de ajo y mayonesa para que «no sea simplemente un bocado suave de flan».

Trucos gourmet para realizar en casa

Muchas de las sopas frías que sirven en los restaurantes de Granada, sobre todo las más innovadoras, son difíciles de replicar en casa. Ya sea por falta de técnica, productos o tiempo, no todo el mundo puede preparar un pez limón con aliños tropicales como lo hace Samuel Hernández en su restaurante. Sin embargo, si hablamos de hacer un ajoblanco, un gazpacho o un salmorejo, la cosa cambia.

«Ese tipo de platos son muy fáciles de preparar en casa porque se hacen con ingredientes que son bastante comunes», cuenta Samuel Hernández, que aprovecha la ocasión para ofrecer algunos consejos sobre cómo llevar estas sopas frías clásicas al siguiente nivel. En el caso del ajoblanco, por ejemplo, explica cómo puede convertirse «en un plato de diez» simplemente agregando un tartar de mango y quisquillas de Motril crudas. «La sardina, ya sea en conserva o escabechada, también es perfecta. Hoy en día hay productos de gran calidad en los supermercados, perfectos para acompañar a este tipo de elaboraciones».

Por su parte, Laura Roldán, chef del Restaurante Hicuri, ofrece algunas variaciones divertidas para salir de lo habitual, como hacer el salmorejo añadiéndole un poco de remolacha y pimiento rojo asado, lo que le otorga un toque dulce y varía su color. «También es buena idea darle un toque diferente al gazpacho añadiendo fresas o sandía, con las que queda súper bien», asegura Laura.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios