Plato de fabada de Oleum, previo al Encuentro Astur-Granadino. / j. l.

Gastrobitácora

Entre fabes y Washington Irving

El encuentro gastronómico astur–granadino de Oleum y la cata maridaje del hotel Washington Irving en recuerdo del escritor marcan esta semana gastronómica

JESÚS LENS Granada

Este viernes, el hotel Washington Irving homenajea al célebre escritor que da nombre al establecimiento con una muy interesante cata–maridaje que permite hacer un recorrido gastronómico por los paisajes andaluces que atravesó el autor de 'Los cuentos de la Alhambra', con los vinos de la región como grandes protagonistas. Una crema de calabaza con quisquillas de Motril y trompetas se acompañará con un VDM Orange del Condado. El arroz meloso de setas con foie gras va con un Piedra Luenga Amontillado Ecológico. Un bacalao con caldo ibérico y presa ibérica curada se acompaña del Tinto DV19 Roble de Bodegas Descalzos de Sierras de Ronda, el solomillo ibérico sobre puré de salsifi va con un tinto Irving Crianza de Bodegas Fernández Herrero de Granada y como remate, cremoso de chocolate con maracuyá y kikos junto a un Espumoso Umbretum Brut Nature (Garrido Fino) de Bodegas F.Salado de Sevilla.

La semana que viene, por su parte, entre el 22 y el 25 de noviembre, el restaurante Oleum celebra su undécimo Encuentro Gastronómico Astur-Granadino, protagonizado por el restaurante ovetense Cocina Cabal, ganador del concurso dedicado a descubrir la mejor fabada del mundo en el que Gregorio García es parte del jurado. «Un restaurante joven y moderno que no olvida la tradición y que ha elevado el plato a lo máximo», señaló Gregorio durante la presentación de las jornadas. Aludió a la importancia de la fabada como reclamo turístico y plato esencial de una gastronomía viva. Definió este encuentro gastronómico como nexo de unión entre las cocinas asturiana y granadina e ironizó con una posible combinación entre las fabes y el cordero segureño de su Huéscar natal u otros productos del Geoparque. Y es que, durante las jornadas se podrá disfrutar de un surtido de embutidos ibéricos de Huéscar, un tartar de salchichón Joselito, bacalao, el plato de la mejor fabada del mundo acompañado del tradicional compango y un arroz con leche de postre.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, destacó el papel de Gregorio García como embajador de la cocina granadina por España y señaló la importancia de que confiemos en la excelencia de la cocina en Granada. «Conocerla y creérnosla, que tenemos una plaza gastronómica del primer nivel», señaló el regidor con optimismo.

AntonioGranados, delegado del gobierno de la Junta de Andalucía, destacó la necesidad de apoyar al sector de la hostelería y de impulsar la gastronomía de la zona norte de la provincia, reseñando lo significativo de que este encuentro haya alcanzado ya su undécima edición, lo que habla bien a las claras de su gran éxito e implantación.