El refectorio

Unagi kabayaki ricotta del restaurante KIĀTO

Además de una carta rica en nigiris, 'rolls', cortes de buen pescado y algo de brasa, en este localito tienen dos menús

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESO Granada

Como el viejo Casanova, siempre estoy dispuesto a pasar de un goce a otro. De ahí que mis propósitos de año nuevo acaben por acomodarse a este relámpago interior que guía mis proyectos. Tras la pitanza de Nochevieja salí esta semana a andar decidido, e igual de decidido cambié de planes y llamé a Kiato para que me dieran permiso para ocupar una de sus cinco mesas. A los locales de sushi siempre voy con miedo de quedarme con hambre. Uno, que es de pueblo.

Por eso me aseguré de pedir comida como para que el camarero no se aburriera. Además de una carta rica en nigiris, 'rolls', cortes de buen pescado y algo de brasa, en este localito tienen dos menús. Ni que decir tiene que aposté por el largo, como el Madrid cuando fichó a Romay. Y también acerté. En una estancia recoleta de luz suave y musiquita de fondo, fue llegando una sucesión de buenos pases que acabó en alto: un nigiri de anguila braseada bañada en salsa kabayaki con un saludo de queso ricota. Era sexy como el primer trago a un Gimlet y dulce como saberlo todo.

Ingredientes principales:

-Filete de anguila

-Queso ricota

-Soja

-Mirin

-Azúcar

- Arroz

-Precio del plato: 6,40 €

Restaurante:

Kiāto

-Dirección: General Narváez, Nº8, 18002 Granada

-Teléfono: 602 64 47 25

-Carta: 40 € pax

-Menú degustación: Opción corta de 35 euros y opción larga de 45

-Estilo de cocina: Japonesa

-Tips: Dos turnos; pocas mesas, por lo que es mejor reservar; carta de vino muy corta.