Borrar
Patatas a lo pobre de mi casa. p. a.
«¡Aquí usamos patatas de verdad!» Carteles que se ven en restaurantes
Destinos con sabor

«¡Aquí usamos patatas de verdad!» Carteles que se ven en restaurantes

Pablo Amate

Viernes, 21 de junio 2024, 00:19

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este aviso en varios carteles lo vi, al menos, en un par de restaurantes, que es aguja en un pajar el poder comer reales y buenas patatas fritas. Va siendo tristemente común que en cualquier tipo de restaurante, desde los más baratos a muchos de los caros, no se molesten en pelar patatas de verdad. Si nos cobran caro por todas las subidas habidas y por haber, al menos moléstense en ofrecer materia prima natural. No industrializada

Cuántos tipos hay en el mundo

Existen unas 7.000 variedades de patata en todo el mundo. En España, se pueden encontrar 150 tipos de patatas en el mercado todo el año. La patata se cultivó en Europa durante muchos años simplemente como uso ornamental, pero tras larga historia se empezó a consumir por el mundo. Hoy día es uno de los alimentos más consumidos. En 1565, el explorador español Gonzalo Jiménez de Quesada la introdujo en España.

Patatas a lo rico

Desde hace tiempo, no podemos llamar a este plato 'a lo pobre'. Es una epidemia la de guisar y ofrecer este excelso plato con patatas industrializadas, cortadas como si fuesen caseras y fritas en una grasa de semillas u otros ungüentos más peligrosos. Hace años 'que cantaba el gallo'. Me refiero antes del Covid-19. En la carretera a Sierra Nevada hay variados bares y restaurantes. Y en mis subidas por trabajo y muchas más por placer paré, dada la hora, a tomar una cerveza sin alcohol, pues conducía. Me pusieron una tapita de patatas a lo pobre. Bueno aquello no era ni un simulacro. Patatas blancas y crudas y el aceite transparente y acuoso. A simple vista se veían incomibles, pero por profesión di un pequeño bocado a una. Estaban duras, crudas, insulsas y asqueroso el aceite utilizado. Por supuesto, en la vida he vuelto a parar en ese local. Sé que las materias primas cuestan caras, pues me gusta ir a comprar. Pero si el restaurante no puede asumir costos, que no ponga esa bazofia.

Patatas fritas de bolsa

Hasta aquí llega la presunta falsa. En una internacional y potente cadena de alimentación veo una bolsa que recuerda a las churrerías tradicionales y contiene 2 bolsas separadas de 150 gr cada una, bajo el titular 'Patatas Fritas Tipo Churrería'. Leo por detrás su información nutricional: 66% patatas. Aceite de Girasol 83% y sal. Observo que todas las patatas tienen el mismo tono, trama y textura. Me percato de que, presuntamente, lo que fríen en forma de patata es una emulsión que las hace a todas iguales. Compro de otro proveedor granadino y su textura es más clásica. Ya hay muchas cosas que solo las tomo en casa. Cuídense.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios