Borrar
Daniel Cortés habla sobre energía, gastronomía y medio ambiente en la cervecería L'almunya. Beatriz Luque
«Vivir en la vega es todo un lujo para un vegetariano»
Una Alhambra con... Daniel Cortés

«Vivir en la vega es todo un lujo para un vegetariano»

Es de Sabadell y lleva más de 15 años viviendo en Huétor Vega. Traduce algunos de los cómics más importantes del momento y es vegetariano convencido

Jesús Lens

Granada

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 13 de junio 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hay encuentros largamente planificados y otros que son fruto del azar y la casualidad. Éste, por ejemplo. Todo empezó el lunes en la Biblioteca de Andalucía, donde se presentaba una exposición organizada por la Alianza Francesa de Granada basada en el cómic 'El mundo sin fin', del experto climatólogo Jean-Marc Jancovici y el dibujante Christophe Blain, publicado por Norma Editorial. Entre el público, Daniel Cortés, el traductor de la obra, nacido en Sabadell y que reside en Huétor Vega. Tras la sorpresa inicial y la presentación (más o menos) protocolaria, nos citamos para esta charla... en un sitio que no conocíamos ninguno, para seguir con el azar.

–¿Por qué quedamos en la Cervecería L'almunya?

–¡Por que está cerca de la consulta de mi dentista! (Risas). No la conocía, pero como vamos apurados de tiempo, me ha gustado de primeras y me encanta ese mural de El Niño de las Pinturas. (Nos enteramos por Beatriz, la amable camarera, que es uno de los primeros que pintó el artista en interiores y luce esplendoroso. Un acierto de elección, sin duda).

–¿Qué tal, Huétor Vega?

–Me encanta. Mi mujer, Eva Girona y yo, llevamos 15 años aquí. Está cerca de Granada y se vive muy bien. Hay restaurantes excelentes como Los Pinos Casa de Comidas, El Balcón del Genil o Pizzería Cavoli Miei y para una persona vegetariana como yo, vivir en la vega es un lujo. La primavera, con las alcachofas y las habas, es maravillosa. Además, participamos en un proyecto de reforestación modélico, muy bien considerado en España y en el extranjero, con las encinas como protagonistas y el regadío intensivo. También hay un aula para niños... Como señala Jancovici en el cómic, se trata de tejer redes, de hacer comunidad.

  • Un ingrediente Arroz

  • Un plato de la infancia Canelones gratinados

  • Una tapa para abrir boca Unas buenas aceitunas

  • Una cocina internacional La india

  • Dulce favorito Arroz con leche

–¿Cómo llegó a 'El mundo sin fin'?

–Era un cómic que me interesaba mucho, aunque tenía un trabajo de traducción brutal. Van de la mano la cuestión ecológica y la energética. Porque con las renovables no se puede cubrir el consumo energético actual. Es necesario trazar un plan a medio plazo hasta que se desarrollen otras tecnologías, como la fusión. Y no podemos olvidar que el Planeta y sus recursos son limitados. Debemos dejar de obsesionarnos con el crecimiento a toda costa.

–¿Fue muy difícil la traducción?

–Existe mucha información sobre las cuestiones terminológica y científica, pero sí fue un desafío para mí y para mi mujer, Eva, que contribuyó muchísimo. También por el humor que tiene, las referencias a grandes superficies francesas... Pero me lo pasé muy bien, aprendí mucho y me abrió la mente, investigando temas diferentes. Y me encanta cuando el autor del cómic se convierte en guía del lector, que se identifica plenamente con él, desfallece por momentos y se hace las mismas preguntas que el dibujante: ¿cómo salimos de ésta?

–También tradujo un libro sobre Greta Thunberg...

–Antes que el cómic. Estaba dirigido a un público joven y me abrió mucho los ojos: tenemos que frenar. La tesis del libro es que si este sistema pone en jaque la supervivencia del ser humano, habrá que acabar con el sistema.

–¿Le cambiaron estas lecturas?

–Te haces más consciente de la magnitud de la energía que consumes. Ahora tratamos de vivir más conectados con la naturaleza. Pusimos placas solares y, por ejemplo, la cena la dejo preparada antes de la noche. También creamos un horno solar. Una tortilla de patatas tarda seis horas en hacerse mientras que en la cocina convencional le das a un botón y se hace en nada. Hay que ser más conscientes del consumo.

–¿Ha evolucionado la restauración frente al vegetarianismo?

–Mucho. Antes teníamos que dar explicaciones y hasta aguantar bromitas.Ahora ya están generalizadas las opciones vegetarianas en la mayoría de sitios. Me gustan lugares como Telúrico, Hicuri, que también tiene obra de El Niño de las Pinturas; y Kohai Sushi.

–¿Qué nos cuenta de 'Historia de la Ciencia Ficción'?

–Es otro cómic divulgativo publicado por Norma, de Dollo y Morissette-Phan. Aquí, el reto fue elegir los títulos de las ediciones españolas más conocidas de las decenas de películas y novelas citadas'. Ningún aficionado a la ciencia ficción debería perdérselo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios