Vino y queso granadino para que ni el confinamiento te quite disfrutar de tu tierra

Bodegas muñana acompañada del queso artesanal Leyva te llevan a casa el sabor de Andalucía

R. I.

Las conocidas bodegas Muñana, situadas en la parte norte de Granada, son una de las bodegas con viñedos a mayor altitud de toda Europa. Sus tierras fueron tierras cultivadas en tiempos romanos para la elaboración de este mismo tipo de cultivo, garantía de tradición e historia de un valor incalculable. Su nombre nace de un antiguo poblado árabe que existió tiempo atrás en sus tierras y cuyo significado podría traducirse como deseo.

Con más de 180 hectáreas dedicadas a viñedos y olivos, Muñana recopila éxitos año tras año gracias a una recolección manual, una altitud aproximada de unos 120 metros sobre el nivel del mar y la cercanía a Sierra Nevada que dota de unas características únicas a los vinos de la zona. La pureza de su agua, las oscilaciones climáticas o los vientos propios de las laderas serranas calan en la personalidad de unos vinos con mucho que decir, de talante sencillo y complejidad amable, que acercan la nueva era de los vinos andaluces como una era en la que disfrutar del terruño y las peculiaridades de cada zona.

En estos días en los que pasamos más días en casa de los que nos gustaría, y la vida social de en los restaurantes se ha visto drásticamente frenada, el consumo de algunos productos que solían estar a nuestro alcance en las cartas de esas mesas que tanto disfrutamos en reunión se han visto relegados a oscuras despensas a expensas del regreso del bullicio. Con la intención de no perder las buenas costumbres de consumir nuestra tierra, saborear el producto local, y apoyar a los productores de cercanía Bodegas Muñana y Quesos Leyva se unen a la iniciativa de Gourmet a domicilio para cercar sus productos al umbral de cada casa. A un precio de 36,20 euros ofrecen dos botellas de vino tinto Muñana Roble, un vino con seis meses en barrica de roble francés y americano que guardan en cuevas naturales de arcilla; una botella de Muñana Blanco, un vino joven cultivado en espalderas y un queso artesanal de leche fresca de ovejas de ganado propio, que pastan en extensivo por los pastos de Guadix, utilizando una receta familiar heredada de varias generaciones de queseros. La pieza es de unos 1,2 kg.

Sobre esta embriagadora quesería artesanal de campo situada en la comarca de Guadix, tan sólo se puede comentar bondades. Con una ganadería propia que controla artesanalmente la cadena completa de producción, sus quesos conquistan a base de enamorar paladares. Su secreto, la dedicación casi romántica de una profesión cuya tradición en la familia se remonta a generaciones y cuya receta tan sólo ha sido mínimamente modificada por el maestro quesero por pautas normativas.

Sin duda es una buena ocasión para disfrutar en casa de los sabores únicos que brinda Andalucía. Y si algo bueno está proporcionando este encierro, es que cuando se consigue sacar un rato de calma y dedicarse tranquilamente a disfrutar de una buena copa de vino y un trozo de queso, la experiencia es realmente enriquecedora, pues sin ruidos, ni interrupciones, la simbiosis que se genera entre los sabores y uno mismo es exponencialmente provechoso.