La floración de la vid y las primeras uvas en los campos de Señorío de Nevada / R. I.

Rincón del Sumiller

Introducción a la viticultura

Un acercamiento a la viña, su cultivo y sus procesos desde un prisma granadino

Tatiana Merino
TATIANA MERINO Granada

Para conocer el vino no sólo hay que saber reconocer los posibles defectos que se pueden producir en una botella, los aromas o sabores que expresa, o una elaboración determinada. Para adentrarse por completo hay que ir al principio de todo, al campo. Y así de la mano de Chema Concustel, enólogo de la privilegiada bodega de Cónchar en Granada, arrancaba la que será primera de varias 'excursiones vinícolas' para conocer la viticultura o la agricultura del viñedo.

Explicar lo s trabajos que se requieren en este arte milenario parece una buena forma de comenzar a familiarizarse con el cultivo de la vid. «El estudio del terreno, la pluviometría y climatología de la zona en cuestión, es el inicio de cualquier viñedo» comenzó explicando Concustel a los miembros de la Asociación de Sumilleres de Granada que allí se dieron cita. Tras el estudio previo, llegan los patrones de plantación y la selección de variedades de uva a utilizar. Siempre las que mejor se adapten a las condiciones y valores que los resultados de la exploración del terreno expresen. Tras determinar la variedad, la cantidad y el motivo del viñedo llega la hora de plantar. De las primeras intervenciones, tras los primeros brotes, son las relativas a la poda primigenia, aquella que perfila y encarrila el pie de la planta para un crecimiento óptimo. La floración continúa y aparece el cuajado, justo en esta fase se encuentran ahora los viñedos granadinos, en ese bello momento en el que tímidamente comienzan a apreciarse los primeros granos de uva, cuyo tamaño no excede la cabeza de un alfiler.

Seguidamente llega de nuevo la poda en verde o clareo, aquella que tiene como función eliminar la uva defectuosa y descargar a la planta para centrar la energía y recursos en cultivar la mejor calidad de uva posible. Se podría decir que de nuevo una poda 'correctora' para continuar mimando el proceso viticultor. Y así llega, bajo la atenta mirada del viñerón, la gran fiesta de la vendimia. Ese momento en el que trabajadores, dueños y asalariados se reúnen entorno a la viña para recoger el fruto de todo un año. Como es frecuente en la provincia se ejecuta en las primeras horas del día para evitar subida de temperaturas indeseadas. En el caso concreto de esta viñedo, la bodega se encuentra a escasos metros de las vides por lo que la recolecta apenas sufre con el transporte a bodega. La vendimia continúa siendo uno de los momentos más románticos del cultivo y en este caso, contaba Chema, que ellos llevan desde hace más de 15 años con un grupo de vendimiadoras de la zona que comenzaron sin conocer el sector y que hoy día, tras más de una década, son grandes expertas. Las enfermedades más frecuentes, su tratamiento y demás quedará pendiente para la siguiente visita.