Hoy puede ser un gran día... y seguro que lo será

Hoy puede ser un gran día... y seguro que lo será

Para mí, es una fecha especial que me recuerda que sigo vivo y coleando. Siempre positivo. Aunque hay noticias que deprimen y otras que enfadan. Pero también hay cosas buenas, a pesar de que en el mundo hostelero se produzcan situaciones que no deberían darse

PABLO AMATEPREMIO NACIONAL DE GASTRONOMÍA A LA MEJOR LABOR PERIODÍSTICA

Yo que andaba tan contento, me encuentro con que el refrán 'más vale pájaro en mano que ciento volando' tiene validez para muchas criaturas. Por ejemplo, ya saben de ese famoso cocinero inglés -eso tiene mérito- que ha cerrado todos sus locales, dispersos por el mundo, poniendo en la calle a más de 1.300 personas. O el caso de Dani García, al que le han dado por todos lados: hemos perdido a un creador y él ha 'farcit', rellenado, la cartilla de ahorros.

Dani perdió el sur

Porque el norte, me temo, ya lo había perdido. Qué mala sombra. Es una persona lista y entrañable, pero mucha gente lo ha manejado, usado y engañado. De verdad que lo siento mucho. Comprendo que prefiera que le paguen. Que no le usen, le prometan... y termine por no ver un duro. Este caso, muy de actualidad y mediático, es digno de un estudio serio sobre cómo la vanidad y las malas compañías te pueden llevar al caos. Copio literalmente una nota de prensa recién publicada: «McDonald's y Dani García se unen para democratizar la cocina de autor, con los sabores exclusivos de Signature Collection».

¿Falsa noticia?

La nota de prensa sigue diciendo: «El chef con tres estrellas Michelin (aunque como las rechazó, debería dejar de usar ese reclamo) se encargará de seleccionar las recetas gourmet de la plataforma Signature Collection de McDonald's». ¡Por favor! ¿Ya no queda vergüenza torera? ¿Es todo mero negocio... o ficciones de negocio? Manda huevos que utilicen una palabra sagrada como 'democracia' para vender hamburguesas. Seguro que Dani las hace buenas, pero el muchacho de la franquicia de Getafe, no sé como tendrá el día. Yo he presenciado, en otro restaurante con tres estrellas del norte de España, cómo llegaba un chico de Telepizza a la vivienda familiar. No me sorprendió. Es natural que alguien quiera comer la menos mala de la cocina basura. Al menos, es alimentación mediterránea.

La verdad es otra

La gente cree que los jefes de cocina comen sus creaciones a diario y eso es imposible. Es una cocina muy laboriosa que emplea ingredientes que obligan a trabajar con pinzas, como los enfermeros, para poner esa miniflor en el punto cardinal que al chef se le ha ocurrido... o ha copiado. Cuántas veces he comido con Arzak, Subijana, Berasategui o el gran Joël Robuchon, que era el mejor cocinero del mundo, como después lo sería Fernando Adriá; salchichón cortado por mí a taquitos, jamón en lonchas finas cortadas por el campeón de España, el granadino José Ángel Muñoz; caña de lomo y unas cervezas Keler, de San Sebastián.

La verdad es que nos gustan los cuentos. Termina el famoso comunicado: «Las primeras tres recetas gourmet seleccionadas por Dani García estarán en los restaurantes McDonald's a partir del 11 de junio. Entre ellas, se encuentra una nueva hamburguesa BIBO, creada por el propio chef.» (sic) Me quedo sin ideas. Ni hambre.

Ciclogéneis explosiva

El mejor negocio que tiene un cocinero mediático, de los que saben vender su tinglado, son los asesoramientos. Esto es genial. Son franquicias y se trata de que cada empleado, más o menos cualificado y despierto, sepa darle buen punto a lo que el maestro le manda en un papel y al que visita de vez en cuando. En este caso, han aprovechado como noticia lo que es publicidad gratis para el negocio. Si lo pensamos bien, un establecimiento que, por méritos propios, no tiene el impacto y/o la valoración de la crítica seria, compra la idea. Sin duda, un buen maestro ayuda mucho, pero no me cobren como si comiera el original. Usted es un sucedáneo. Por eso, cada vez me interesan menos las puntuaciones de guías o agencias de viajes camufladas, las valoraciones con morbo realizadas por personas que no sabemos si existen. Tampoco creo en la fiabilidad de los blogueros, salvo por algunas recetas: no sabemos si ensalzan determinado producto por voluntad y sapiencia o si han cobrado previamente.

Esto no era así

La burbuja de la gastronomía mágica está llegando a tocar techo. El tipo de restaurante circense, el del más difícil todavía, empieza a aburrir al personal. Ya pasó antes, en otros restaurantes parecidos: pagar por estar callados, achantar la cabeza, abrir la boca y los ojos para contarlo después a todo el mundo. Previo pago del precio que el cocinero de moda le haya puesto a un menú cerrado que incluye lo que le sale de los ... pensamientos. Y otros plagios más o menos afortunados. Recetas apócrifas que se aprovechan del desconocimiento del gran publico en ciertos temas. Cada día aprecio cómo se encumbra y celebra un excelso guiso, bien resuelto y emplatado con una vajilla actual, lo que no le resta un ápice de sabor. Les prometo que he conocido a cocineros jóvenes entrañables que me pusieron un potaje y resultó incomestible. Aquí vienen el arte y oficio, no las patochás.

No al plástico

Iba a comprar a una cadena de supermercados y siempre lo hacía a granel. Pedía dos morcillas y el charcutero las ponía sobre una bandeja de poliestireno alimentario no degradable, les daba tres vueltas con film transparente y, después, las pesaba. Lo hacía con cualquier producto, aunque llevaras tu propio envase tipo tupper, como era mi caso. Le pedí que no lo hiciera, pues incrementaba el peso y, al cabo de una semana suma lo suyo, que están especializados en productos cárnicos y chacinas al peso. Imagínese la cantidad de kilos de plástico que, sólo en España, se usan y se tiran a la basura de cualquier manera. Ojo al dato: 150 años es el tiempo que tarda en degradarse una bolsa de plástico común. Y una botella de PET, puede tardar mil años.

'Food Design Fest'

Córdoba, el antiguo Reino cordobés, ha tenido un impresionante peso en el mundo. Antonio Barrera es un prestigioso diseñador gráfico y digital, creador de diseños para firmas tan importantes a nivel mundial como Telefónica. Por cierto que se me pasó preguntarle qué le parece el nuevo logotipo de Correos, que ya no se llama así, quizá por evitar la eyaculación precoz. Es un pensar, con perdón. Pues bien, Antonio Barrera, junto a un grupo de amigos profesionales del gremio, ha sido tan valiente que ha vuelto de Madrid a su Córdoba natal para romper la pana y darle la vuelta a los esquemas actuales en el mundo de la comida. Así de claro, así de difícil y provocador. 'Food Design Fest' es el primer festival de estas características que se celebra en Córdoba, tierra con una industria alimentaria muy importante y con una interesante oferta gastronómica.

Transversal/singular

Por su transversalidad, 'Food Design Fest' toca muchos motores económicos, además de la gastronomía: el diseño propiamente dicho, la arquitectura, la distribución, fabricación, materias primas, decoración, comunicación y marketing. Como evento, feria o congreso profesional, aglutina a varios sectores de manera simultánea que fluyen y entran en simbiosis de manera bastante natural, al tener al diseño como nexo común. Por su singularidad, el evento podría tacharse como único. Apenas hay experiencias de este tipo a nivel nacional. Han conseguido reunir a un grupo de profesionales con amplia experiencia en el sector de la alimentación en general, la gastronomía, la educación, la arquitectura, el diseño de alimentos, 'packaging', 'branding', sostenibilidad, tecnologías de los alimentos, etcétera. Con un elenco muy potente. El Reino de Córdoba, que ya asombró al mundo, ahora se piensa reinventar. Suerte y al toro.