«La tecnología en la sala juega un papel primordial»

Fernando se acompaña de una copa de vino, bien frío, para combatir el calor de mediodía./IDEAL
Fernando se acompaña de una copa de vino, bien frío, para combatir el calor de mediodía. / IDEAL

El maître del Hotel Helios propicia buen entendimiento entre sala y cocina para lograr el éxito y defiende las nuevas tecnologías

GRANADA Lugar de nacimiento: Granada Año de nacimiento: 1983 Trayectoria: Sol S,argamassa Meliá, Hotel ME, Restaurante Don Leone, Restaurante Jardines Alberto, Restaurante las Tinajas, H. Atlantic y H. Villa Padierna Un aperitivo: Vermut rojo con toque de lima y naranja Una cerveza: Alhambra 1925 Un vino blanco: Calvente Un vino tinto: Pruno (De nuestra bodega) Un rosado: Delirio Un queso: Curado Un postre: Tarta de queso

Dicen que su juventud engaña frente a su experiencia: Fernando ha trabajando en los mejores hoteles de Ibiza y Málaga, además de en diversos restaurantes, convirtiéndole en un profesional con recorrido.

–¿Llegó a esta profesión por elección o por azar?

–Por elección. Siempre me ha fascinado el mundo de la restauración.

–¿Dónde se formó?

–En el año 2013 realicé una formación como maître en Málaga y me envolvió la figura de jefe de sala, su responsabilidad, su coordinación, la organización del grupo… lo que me hizo continuar en este camino. Parte de mi formación la obtuve gracias a empresas como Meliá y Helios, donde he trabajado y donde la formación es continua.

–¿Su mejor maestro o su referente profesional?

Dicen que su juventud engaña frente a su experiencia: Fernando ha trabajando en los mejores hoteles de Ibiza y Málaga, además de en diversos restaurantes, convirtiéndole en un profesional con recorrido.

–¿Llegó a esta profesión por elección o por azar?

–Por elección. Siempre me ha fascinado el mundo de la restauración.

–¿Dónde se formó?

–En el año 2013 realicé una formación como maître en Málaga y me envolvió la figura de jefe de sala, su responsabilidad, su coordinación, la organización del grupo… lo que me hizo continuar en este camino. Parte de mi formación la obtuve gracias a empresas como Meliá y Helios, donde he trabajado y donde la formación es continua.

–¿Su mejor maestro o su referente profesional?

–Mi gran referente profesional es Didier Fertilati. Me encanta su visión sobre la sala y su entusiasmo por todo lo que rodea al mundo de la hostelería. Este invierno tuve el placer de asistir a uno de sus cursos, una gran experiencia.

–¿Cómo define su estilo?

–Me encanta la restauración clásica y su trato protocolario con el cliente, cercano pero correcto, aunque hoy en día hay que adaptarse a los cambios, donde la atención en sala requiere de un mayor dinamismo.

–¿Qué faceta del trabajo le gusta más?

–Lo que más me gusta es el trato con el cliente. Mi trabajo es un reto diario y no existen dos días iguales. La oportunidad de liderar mi equipo me motiva y me hace exigirme al máximo.

–¿A qué compañero de profesión admira?

–A mis compañeros, la gente con la que trabajo en mi día a día. Todos me aportan algo que me permite seguir aprendiendo. Hay una frase que dice que trabajar en equipo asegura el éxito. Eso mismo pienso yo: juntos somos mejores.

–¿Qué es lo que más valora un cliente?

–Un trato personalizado y un servicio de calidad.

–¿Cómo define su bodega?

–Una bodega adaptada a las necesidades de nuestros clientes, desde vinos más jóvenes en pleno auge a vinos más consolidados.

–¿Le gusta sugerir al cliente?

–Sí, creo que sugerir es parte de mi trabajo. Siempre intento conocer a fondo nuestros productos para transmitir al cliente lo mejor de cada uno de ellos.

–¿Qué plato le gusta más recomendar al cliente?

–Normalmente me inclino por la carne y los pescado frescos.

–¿Cómo ve la sala granadina?

–Una sala en crecimiento, con ideas cada vez más creativas, donde los detalles empiezan a cobrar más importancia.

–¿Qué momento vive en la actualidad la sala a nivel general?

–Creo que vive un momento de cambios tecnológicos y nuevas tendencias, donde se puede crear una fusión entre el cliente y el producto. Debemos cuidarla porque la impresión que se lleva está en función de la experiencia vivida.

–¿Cuáles son las nuevas tendencias?

–La tecnología es imprescindible para poder gestionar la relación con el comensal. Desempeña un papel primordial.

–¿Cree que la sala se ha quedado rezagada frente a la evolución en cocina en los últimos años?

–No creo que se haya quedado rezagada. Creo que las tendencias que se están implantando hacen seguir creciendo en todos los aspectos a ambos departamentos. Y tienen que ir ligados, siempre de la mano. Es imprescindible que se entiendan, somos un solo equipo donde la comunicación y coordinación son primordiales.

–¿Qué opina sobre los vinos de Granada?

–Los vinos granadinos son garantía de éxito, un vino cada vez más cuidado e innovador.

–¿Cómo ve el mundo de la cerveza artesana?

–Un mundo con mucha dedicación, donde se cuida mucho cada detalle.

–¿Cuál es su vino predilecto?

–Pago de Carraovejas.

¿Un reto que cumplir?

–Conocer salas de todo el mundo.

–Mi gran referente profesional es Didier Fertilati. Me encanta su visión sobre la sala y su entusiasmo por todo lo que rodea al mundo de la hostelería. Este invierno tuve el placer de asistir a uno de sus cursos, una gran experiencia.

–¿Cómo define su estilo?

–Me encanta la restauración clásica y su trato protocolario con el cliente, cercano pero correcto, aunque hoy en día hay que adaptarse a los cambios, donde la atención en sala requiere de un mayor dinamismo.

–¿Qué faceta del trabajo le gusta más?

–Lo que más me gusta es el trato con el cliente. Mi trabajo es un reto diario y no existen dos días iguales. La oportunidad de liderar mi equipo me motiva y me hace exigirme al máximo.

–¿A qué compañero de profesión admira?

–A mis compañeros, la gente con la que trabajo en mi día a día. Todos me aportan algo que me permite seguir aprendiendo. Hay una frase que dice que trabajar en equipo asegura el éxito. Eso mismo pienso yo: juntos somos mejores.

–¿Qué es lo que más valora un cliente?

–Un trato personalizado y un servicio de calidad.

–¿Cómo define su bodega?

–Una bodega adaptada a las necesidades de nuestros clientes, desde vinos más jóvenes en pleno auge a vinos más consolidados.

–¿Le gusta sugerir al cliente?

–Sí, creo que sugerir es parte de mi trabajo. Siempre intento conocer a fondo nuestros productos para transmitir al cliente lo mejor de cada uno de ellos.

–¿Qué plato le gusta más recomendar al cliente?

–Normalmente me inclino por la carne y los pescado frescos.

–¿Cómo ve la sala granadina?

–Una sala en crecimiento, con ideas cada vez más creativas, donde los detalles empiezan a cobrar más importancia.

–¿Qué momento vive en la actualidad la sala a nivel general?

–Creo que vive un momento de cambios tecnológicos y nuevas tendencias, donde se puede crear una fusión entre el cliente y el producto. Debemos cuidarla porque la impresión que se lleva está en función de la experiencia vivida.

–¿Cuáles son las nuevas tendencias?

–La tecnología es imprescindible para poder gestionar la relación con el comensal. Desempeña un papel primordial.

–¿Cree que la sala se ha quedado rezagada frente a la evolución en cocina en los últimos años?

–No creo que se haya quedado rezagada. Creo que las tendencias que se están implantando hacen seguir creciendo en todos los aspectos a ambos departamentos. Y tienen que ir ligados, siempre de la mano. Es imprescindible que se entiendan, somos un solo equipo donde la comunicación y coordinación son primordiales.

–¿Qué opina sobre los vinos de Granada?

–Los vinos granadinos son garantía de éxito, un vino cada vez más cuidado e innovador.

–¿Cómo ve el mundo de la cerveza artesana?

–Un mundo con mucha dedicación, donde se cuida mucho cada detalle.

–¿Cuál es su vino predilecto?

–Pago de Carraovejas.

¿Un reto que cumplir?

–Conocer salas de todo el mundo.