Maestros Culinarios

Dos aperitivos cargados de fusión por Paco Robles

El jefe de cocina de Torre de Alquería preparó un taco de calamares en su tinta y un brioche con manitas de cerdo, camarones fritos y huevo de codorniz

ALBERTO FLORES

Maestros Culinarios, el certamen gastronómico organizado por IDEAL y patrocinado por Cervezas Alhambra, no solo da a conocer cuáles son los mejores cocineros de la ciudad de Granada. También recorre la provincia para encontrar los sabores más auténticos y sorprendentes. En Romilla, una pedanía del municipio de Chauchina, se encuentra Torre de Alquería, un restaurante en el que Paco Robles nunca deja insatisfechos a sus comensales.

Algo que consigue preparando platos como los que cocinó para Maestros Culinarios desde las instalaciones de la Escuela de Hostelería La Inmaculada. No solo realizó una receta, sino que optó por mostrar la elaboración de dos aperitivos que ofrecen en su carta «a modo de entrante» desde hace poco tiempo.

El primero de ellos un taco de calamares en su tinta que comenzó preparando por una torta de maíz frita para que se quedara crujiente. Sobre ella colocó unos brotes como base, el guiso de calamares en su tinta, un chutney de tomate, cilantro frito para agregar un extra de crujiente y una mayonesa con un poco de chili dulce, teriyaki y kimchi.

Mientras que la segunda elaboración fue un brioche con unos toques de fusión. Primero marcó en la brasa el pan brioche y le agregó una salsa barbacoa coreana que preparan en Torre de Alquería. Justo encima añadió un cogollo de lechuga marcado a la brasa sobre el que puso el guiso de manitas de cerdo deshuesadas y camarones fritos. Para rematar, coronó el brioche con dos huevos de codorniz fritos y un poco más de salsa barbacoa coreana.