Entre olivos

Helado-sandwich casero de nata y pepitas de chocolate

ANA MARÍA GUTIÉRREZ GARCÍA

Esta semana en la que estamos soportando temperaturas extremas, que andamos ya por la tercera ola de calor del año, os propongo preparar la versión casera del mítico helado–sándwich de nata. Es muy fácil y rápido de hacer, queda riquísimo y seguro que este fin de semana hace las delicias de grandes y pequeños, que es de lo más refrescante y, por tanto, muy apropiado para combatir los rigores del verano granadino.

Espero que os guste esta receta y que os animéis a hacerla en casa. Un postre sencillo y divertido, tanto de hacer como de tomar.

Ingredientes

–Galletas de chocolate rectangulares

–500 ml de nata líquida para montar

–2 o 4 cucharadas de leche condensada, dependiendo de si os apetece que el postre resulte más o menos dulce al final.

–100 g de pepitas de chocolate negro

Elaboración

Incorporamos la leche condensada a la nata, montamos y le añadimos las pepitas de chocolate. Lo mezclamos todo junto.

En una fuente rectangular ponemos papel film, una capa de galletas y, encima, el relleno de nata. Cubrimos con otra capa de galletas. Tapamos con film y llevamos al congelador unas horas. Esta es una de esa receta que se puede quedar hecha el día anterior y que sale igual de rica.

Sacamos del congelador, cortamos los rectángulos y ya listo para disfrutar este tradicional helado–sándwich casero, con el aspecto de los antiguos cortes.

Si no vais a tomar todos los sandwiches en el momento, podéis envolver cada uno de forma individual con papel film y los guardáis en el congelador para degustarlos de forma individual.

Es una receta muy fácil y adecuada para hacer con los niños y acercarles a la cocina para preparar un plato divertido que después disfrutarán comiendo.

Temas

Recetas