Entre olivos

Huesos de Loja para el Día de Todos los Santos

ANA MARÍA GUTIÉRREZ

Al ser una receta tradicional, supongo que habrá diferentes versiones. La que hoy comparto con todos vosotros es una receta muy especial para mí, que ha ido pasando de mano en mano. A mí me la ha dado mi amiga Victoria Tango Chef. A ella se la dio su segunda madre, Piedad; y a ella una señora que ya falleció…

Ingredientes

1 vaso (200 ml) de leche entera, 1 vaso de AOVE, 1 vaso de azúcar, medio vaso de anís dulce, 5 huevos medianos, 1 sobre de levadura química, 1 cucharadita de bicarbonato, 1 kg de harina, AOVE, 500 ml de agua y 500 g de azúcar.

Elaboración

Ponemos en un recipiente los líquidos: la leche entera, el anís dulce, el aceite virgen o virgen extra maduro, más suave, y los huevos.

Mezclamos bien, incorporamos la levadura, el bicarbonato y la harina poco a poco, hasta que esté todo bien integrado.

Tapamos con un paño y dejamos reposar una media hora. Pasado el tiempo, nos untamos las manos con aceite para poder trabajar mejor, cogemos una porción de masa, estiramos y le damos forma, bien girando un poco en el centro o bien apretando en los extremos. Freímos en abundante aceite, no demasiado caliente, hasta que estén dorados.

Preparamos un almíbar, misma cantidad de agua que de azúcar, cuando comience a hervir dejamos unos cinco minutos. Mojamos cada hueso en el almíbar, y listos para disfrutar. Sale una fuente muy grande de huesos, podéis preparar la mitad de ingredientes o compartir con los vecinos, como he hecho yo.