Merluza

Gatronomía

La exquisitez en la Costa Tropical se llama Firmvm

Este restaurante ofrece una cocina de mercado-fusión en la que prima la calidad del producto

Cuando en julio de 2014 José Andrés Fernández se embarcó en la apertura de FIRMVM lo hizo con el objetivo de ofrecer a Almuñécar y la Costa Tropical una oferta gastronómica distinta a la existente. La idea era acercar la alta cocina, sin renunciar a las raíces tradicionales de nuestra tierra. En el punto de mira estaba que los clientes pudieran encontrar y disfrutar los mismos productos, cocciones y técnicas de vanguardia existentes en los mejores restaurantes del país, pero sin tener que realizar grandes desplazamientos, a pocos kilómetros de la capital, y en el enclave maravilloso de la localidad sexitana. Y ahí sigue desde entonces, a punto de cumplir siete años, en los que se ha abierto un indiscutible hueco para los que buscan disfrutar de la gastronomía de exquisitez.

En su carta encontramos cocina de mercado-fusión en la que prima la calidad del producto; para ello, aplican técnicas vanguardistas para obtener las mejores propiedades del producto. Su cocina intenta sorprender tanto a un público tradicional como a un público que busca nuevos sabores. En esta línea, podemos definir su trabajo en el que encontramos un fondo de cocina tradicional, fusionado con nuevas técnicas y productos no cotidianos en nuestra cultura gastronómica.

Pero, como dice el refrán, el hombre propone y Dios dispone, y cuando FIRMVM estaba asentado, llega la pandemia y, como a todo el mundo, le afectó. Los primeros meses fueron duros puesto que hubo que cerrar el restaurante. A partir de verano se normalizó bastante el fujo de clientes. Sin embargo, después del verano de 2020, el continuo cambio de horarios y aforo motivó que se fuera modificando también la asistencia de clientes, centrándose más en los almuerzos que en las cenas. A esto hay que añadir un gran inconveniente y es que uno de sus principales clientes, el internacional, desafortunadamente ha desaparecido casi por completo.

Pero vamos a mirar al futuro y el más inmediato es el verano. Para esta época, ya están adaptando su carta a los productos de temporada buscando sabores frescos más ligeros, que apetecen más con los calores del estío, pero no por ello menos sabrosos, todo ello, añadiendo la preparación de un menú de mediodía especial para saborear sus productos locales.

Si con estos datos ya están pensando en visitar FIRMVM, sepan que no podrán abandonarlo sin probar su rollito vietnamita de pato con quisquilla de Motril, el arroz meloso de rabo de toro con emulsión de tomillo y piñones y cualquier plato de atún rojo del apartado especial que le dedican en su carta. No olviden hacer su reserva, entren en su web, y contacten para asegurarse su mesa.

El camino trazado por la empresa es llevar FIRMVM a lo más alto posible dentro del firmamento gastronómico. En ello van a seguir trabajando tanto en cocina como en sala. La mejora continua es su principal objetivo.