La famosa croqueta de La Madraza. / IDEAL

Una de las croquetas más sabrosas y famosas de Granada

Su propietario reconoce que el secreto de las que ellos hacen está en «saber trabajar la bechamel»

ALBERTO FLORES

Uno de los bocados que más gustan a los clientes del restaurante granadino La Madraza es su croqueta, de la que pueden llegar a hacer unas 200 al día. «Es un plato que todo el mundo sabe hacer», comenta su propietario Adriano Redondo, que reconoce que el secreto de las que ellos hacen está en «saber trabajar la bechamel».

Esa es la clave para triunfar, más allá de hacerlas de buen jamón, gambas al pil pil o choco. Uno de los platos más característicos que ofrecen junto a sus albóndigas caseras y que cuenta como clave principal el cariño y buen hacer desde la cocina, que es su principal factor diferencial.