Eva Chamorro en Toma(Té)Pan, su cafetería en Granada. / Ideal

La repostera que ofrece tartas 5 estrellas Tripadvisor en su saloncito de Granada

Eva Chamorro es propietaria de Toma(Té)Pan, un pequeño salón de té en el que se preparan unas de las tartas más deliciosas de toda la ciudad

ALBERTO FLORES Granada

En el mundo de la hostelería, la repostería y la restauración, el boca a boca resulta fundamental para alcanzar el éxito. Porque, más allá de campañas publicitarias y movimientos de marketing, nada funciona mejor para hacerse nombre que la recomendación de un conocido o de un cliente que haya quedado encantado con los servicios que le han ofrecido. Y en la era de internet, ese boca a boca encuentra su máximo exponente a través de portales de reseñas como Tripadvisor o Google. Y es justo ahí donde Toma(Té)Pan, una pequeña cafetería en en Camino de Ronda de Granada, triunfa sin discusión.

En la actualidad suman más de 400 reseñas en Google con una puntuación de 4,7 estrellas sobre 5. Mientras que en Tripadvisor recogen más de 200 opiniones con una calificación media de 5 estrellas, el máximo. Y buena culpa de ello lo tiene el trato que brindan a sus clientes y, sobre todo, sus espectaculares tartas. Eva Chamorro es la propietaria del establecimiento junto a su marido Horacio y la encargada de preparar estas piezas de repostería que encandilan a los granadinos. «La verdad es que cuando recibimos una nueva reseña y la leemos siempre es satisfactorio. Nos gusta saber que los clientes se van contentos porque nos ayuda a conseguir nuestro objetivo», reconoce Eva.

Pese a que ahora es una repostera enamorada de su trabajo, hace relativamente poco tiempo no tenía ninguna relación con el mundo de la gastronomía. Natural de Jaén, estudió la carrera de Turismo y conoció a su marido, lo que le hizo quedarse en Granada. Tras ser madre comprobó que su trabajo no era compatible con la vida familiar y empezó a buscar algo que le permitiera sentirse realizada y, a la vez, pasar más tiempo con sus hijos. «Le dimos muchas vueltas a lo que podíamos hacer y como Horacio había trabajado toda su vida en hostelería decidimos abrir una cafetería». Un cambio, el de pasar del turismo a la hostelería, bastante «chocante» al principio: «No estaba acostumbrada a estar todo el día metida en un sitio pero a raíz de descubrir la repostería me di cuenta de que me gustaba bastante. Además, puedo compaginar mis horarios con los de mis niños y ser mi propia jefa».

Toma(Té)Pan no es una cafetería típica, algo que salta a la vista nada más entrar en ella. «Como había visitado muchas ciudades por mi trabajo, quería montar un salón pequeño de té inglés con toques vintage. Quería que quienes vinieran se sintieran como en casa y que todo fuera muy cercano». Y para ofrecer esa cercanía empezó a cocinar bizcochos caseros para servir junto a los cafés y tés. «Como gustó mucho me vine arriba y empecé a hacer tartas. Ahora es uno de los fuertes de la cafetería», reconoce Eva. Tanto que siempre tienen en sus vitrinas cerca de 10 tartas completamente caseras para sus clientes y también las preparan para llevar a casa.

Unas tartas que no solo les han ayudado a acumular críticas positivas en internet, sino que también les permitieron sobrevivir a la crisis del coronavirus. «Fueron meses súper duros porque los dos sueldos que entraban a casa venían de la cafetería… Teníamos que seguir pagando todo pero con el negocio cerrado y fue bastante agobiante, la verdad». En ese momento decidieron ampliar su negocio de tartas y ofrecerlas también para llevar, lo que es permitió «sacar la cabeza». «Ahora todavía notamos los efectos de la crisis porque venimos de dos años con pérdidas y es complicado ponerse al día. Aunque poco a poco se ve algo de luz».

Y tras un periodo tan complicado, lo único que le piden al futuro es poder volver a como estaban antes de la llegada de la covid-19. «La verdad es que estamos muy contentos aquí y tampoco buscamos ser más grandes», explica Eva, que apunta que lo único que quieren es «que nos conozca más gente y que sigan disfrutando de lo que hacemos». Algo que no les resultará demasiado difícil si continúan manteniendo el cariño y dedicación que ponen en cada uno de sus cafés, tés y desayunos que ofrecen, además de sus famosas tartas. «Sentimos mucho el calor de la gente y queremos seguir sintiéndolo».

La nube de arándanos, la más deseada

En Toma(Té)Pan Eva Chamorro prepara una gran cantidad de tartas de todo tipo. De chocolate, de zanahora, de mouse de chocolate blanco con brownie, tartas veganas, red velvet… Sin embargo, hay una que triunfa por encima de todas las demás: la nube de arándanos. «Cada vez que la hacemos vuela, a la gente le encanta», explica la reportera, que detalla que se trata de un pastel con diferentes tipos de queso y mermelada casera de arándanos. Explica que todas las tartas se pueden encargar y que las preparan personalizadas al 100% para que sean «completamente únicas».